Renacimiento 2.0: del imposible 2020 al improbable 2021

Personalmente, creo que la lección más importante que hemos podido aprender durante el confinamiento es muy sencilla: si hemos visto aparecer siniestros nunca planteados y hemos sido capaces de gestionarlos, el sector de los seguros podrá seguir creciendo en el futuro de la misma forma: exponencial. Eso sí, la tecnología y la digitalización se han convertido en indispensables o mejor dicho, en algo inevitable.

Solemos hacer referencia a frases de grandes protagonistas de esta “nueva era”: Bill Gates, Zuckerberg, Elon Musk, Jeff Bezos… Sin embargo, me quedo con el consejo de un multimillonario que suele permanecer en la sombra, que acostumbra a hablar poco, aunque cuando abre la boca no pasa desapercibido: Jack Ma.

“Las oportunidades están donde hay problemas y gente quejándose”.
El tsunami generado por la pandemia del #Covid19 es el botonazo de inicio perfecto para nuevas soluciones, nuevos negocios y un gran momento para acelerar muchos cambios en todas las empresas de cara a crecer y surfear esta gran ola de incertidumbre.

Mientras pasábamos los días “entretenidos” con webinars de distintos gurús, clases de pilates online, aplausos, videollamadas de la cerveza virtual con amigos, etc… compañías como Amazon crecían un 45% en pocos meses o la “digitalización” de Disney conseguía en 9 meses alcanzar el mismo número de usuarios que Netflix tardó más de 10 años. 

Dicen que una crisis “a tiempo” te puede salvar de la extinción definitiva; al final, gracias a estas, nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias porque, como diría Einstein, “quien supera una crisis se supera a sí mismo sin quedar superado”. Sin embargo, también suelen dejar un rastro de extinciones en muchos sectores, empleos o negocios. 

En particular, para Asitur, no sólo el confinamiento y Filomena han constituido un apasionante aprendizaje de gestión en tiempos de desastres, sino que hemos visto que una asistencia eficiente y de calidad en los domicilios de nuestros clientes se convirtió en imprescindible. Durante todos estos meses, nuestros asegurados han pasado mucho tiempo en sus casas, pero una avería en la cisterna, esa batería del coche que se ha descargado o ese daño producido por unas nieves inesperadas, consiguieron poner más en valor el acompañamiento personal cercano a todas las familias a las que damos cobertura y que necesitaban superar un siniestro de la forma menos traumática posible. 

El progreso exponencial de la tecnología lleva más de 100 años ayudando a la humanidad. Hemos pasado de una alfabetización de menos del 20% a más del 85% a nivel mundial, la esperanza de vida se ha duplicado, la mortalidad infantil se ha reducido 10 veces o el coste de los alimentos, electricidad o las comunicaciones se han conseguido eficientar hasta por 1.000.

Esta crisis probablemente no será la última, pero, gracias a los avances tecnológicos, podremos superarlas mucho más rápido. Después de años de oscuridad durante la peste negra, llegó una de las épocas más revolucionarias de la humanidad: el Renacimiento.

Si podemos ver más allá de la crisis económica convencional y comenzar a medir cómo las innovaciones y la tecnología han hecho posible que podamos continuar nuestras vidas, tendremos muchas más posibilidades de crear un mundo mejor.

La creatividad consiste en conectar cosas, aprovechemos este momento único de la historia de la humanidad para re-evolucionarnos porque, aunque pensemos que nunca habíamos ido tan rápido, jamás volveremos a ir tan despacio.  I
 

 

Eduardo Rodríguez Sierra.