1.

¿Principal rasgo de su carácter?

Pues yo diría que el principal debe estar entre el buen humor, la tenacidad y la honestidad. No tengo un carácter de extremos.


2.

¿Qué espera de sus amigos?

Poder disfrutarlos por muchos años, si es que me aguantan. No me gusta el concepto de esperar cosas concretas de mis amigos. Es cierto que son la familia que elijes. Pero no espero nada. Solo recibo lo que son y lo que quieren compartir conmigo. Y hasta ahora siempre he recibido mucho más de lo que merezco. Como es normal, alguna vez no han estado a la altura de quienes yo creía que eran. Pero en esos casos es cuando puedes demostrar que efectivamente son tus amigos.  Gonzalo, si lees esto, aún estoy esperando que me devuelvas las 3 cajas de whiskey que te llevaste de mi fiesta de fin de año del 99.


3.

¿Su ocupación favorita?

Pasar tiempo con mi gente (familia y amigos), ya sea alrededor de una buena mesa con un buen vino, de caminata por la montaña o jugando a las cartas, aunque esto último saca mi lado más competitivo.


4.

¿Sabe cocinar? ¿De qué plato se siente más orgulloso?

Me gusta cocinar, me relaja y tengo buena mano. Es una forma estupenda de canalizar el cariño hacia los que comparten mi mesa y una prueba fiel de su cariño por mí, porque no se quejan casi nunca. De ahí a saber cocinar hay una distancia enorme. Practico poco. Este sector me tiene bastante enganchado. Dicho lo cual, creo que el rabo de toro y el arroz en paella me salen de escándalo, aunque nunca he probado a hacerlos para menos de 10 personas.


5.

¿Qué le gustaría ser?

Mejor persona, mejor marido, mejor hijo, mejor amigo y mejor cocinero. Soy muy feliz con lo que tengo hoy y sé que soy un privilegiado.


6.

¿En qué país desearía vivir?

He vivido varias temporadas de mi vida en otros países, en los que he disfrutado mucho (México, Estados Unidos, Inglaterra, Francia) pero sin dudarlo, con todas sus cosas, me quedo con España. El resto del mundo lo visitaré para aprender y disfrutar. Pero para vivir, si puedo elegir, me quedo aquí.


7.

¿Su héroe de la vida real?

No tengo héroes o al menos no soy consciente. Pero sí admiro a la gente coherente, honesta, que rebosan determinación. A la gente con un propósito. En la esfera pública, ¿quién no se siente inspirado por Nadal o Pablo Isla?. Pero, mis referencias en el día a día son más cercanas. Mi mujer, por ejemplo. Trabaja con enfermos mentales, en muchos casos crónicos, y a pesar de lo duro que me parece su trabajo a ella le apasiona, se vuelca en ayudarlos cada día, no para de estudiar para hacerlo mejor, y todo ello sin la promesa de una recompensa o un reconocimiento. Me resulta admirable. Me inspira a ser mejor.