En la vida, como dice uno de nuestros proverbios, siempre hay una primera vez para todo y es que, en esta ocasión y temporalmente,  me ‘toca’ tomar prestado este espacio desde el que, regularmente, Juan Manuel Blanco testa la actividad del mercado.

Daré este primer paso aludiendo a las recientes declaraciones del director general de Seguros y Fondos de Pensiones, Sergio Álvarez, en las que ha dado un ‘toque de atención’ al sector y, en concreto, a las compañías de Vida por lo que considera un escaso avance en materia de innovación en los productos de Ahorro. 

El entorno actual de tipos de interés ha llevado a que la oferta de productos evolucione hacia los unit linked, pero hasta EIOPA ha querido revisar (y de hecho lo está estudiando) si la relación coste/beneficio de este tipo de productos es la idónea para las necesidades y las características de su mercado objetivo.

No se puede negar, y en este número de la revista tenemos buenos ejemplos, que las compañías están innovando en sus productos en la búsqueda de soluciones que conjuguen garantías y rentabilidad. Los últimos datos del ramo demuestran que algunas entidades sí están teniendo éxito en la captación de negocio.  

Desde hace más de una década, los seguros representan, sin grandes variaciones, en torno al 10% del ahorro financiero de las familias. Otros activos, como la inversión directa representa el 25%, y los fondos de inversión, en unos años, han más que duplicado su participación, alcanzando ya el 15%. 

El sector está viéndose desplazado en las preferencias del cliente y basta recordar que el número de ahorradores a través de seguros ha bajado un 6%, en los seis primeros meses de 2021. Es más, desde hace ya un tiempo vemos que las propias aseguradoras están poniendo el foco en el desarrollo del ahora floreciente negocio de la gestión de activos.

Qué la ponderación del seguro de Vida, sobre el total de primas, sea inferior a No Vida es una característica casi única del mercado español, en relación a otros de nuestro entorno más cercano. MAPFRE Economics estima que el seguro de Vida debería crecer una media del 13% anual para poder cerrar un ‘infradesarrollo’ del ramo de 31.000 millones de euros. Hay mucho trabajo por delante y, además al parecer, sin contar con el necesario respaldo de los responsables políticos y legisladores.  No quiero dejar de mencionar a los distribuidores, y en particular a los corredores, a los que ciertas compañías y las propias instituciones de la Medición instan a salir de la zona de confort que representa el negocio de seguros generales (la cuota de agentes y corredores en Vida supone solo el 26,18% de las primas del ramo).

Algo más, no podría cerrar este artículo en referirme a la que puede ser la operación estrella del año: la alianza entre Grupo Mutua y El Corte Inglés que, a priori,  se presenta como un win-win para los dos partes, en especial para el grupo de distribución, últimamente de ‘capa caída’ por los efectos de la enorme competencia del comercio electrónico. Con esta operación ha logrado un considerable respaldo económico: los más de 1.000 millones de euros en los que se valora la operación. Por su parte, para el grupo asegurador, las oportunidades de crecimiento son enormes si logra replicar, en el canal retail, el éxito de su salto a la bancaseguros, hace ahora diez años, de la mano de SegurCaixa Adeslas. Por cierto, en esta alianza se hace un énfasis especial al esperado potencial para impulsar el desarrollo de la gestión de activos de Mutuactivos. ¿Toca ahora mover ficha a otros? 

 

David Leonor.