Pendiente de todos los sectores

 

Salud, Telecomunicaciones y Alimentación, entre los que mejores perspectivas presentan

 

La compleja situación que vive nuestro país desde el punto de vista sanitario está impactando profundamente en la Economía. Sectores como el turismo, la hostelería y restauración, el ocio… se están viendo gravemente perjudicados. Por el contrario, otros relacionados con la alimentación, las telecomunicaciones o la salud presentan buenas perspectivas y, por lo tanto, oportunidades para el seguro. A pesar de todo, la industria aseguradora va a jugar un papel relevante en la recuperación económica, demostrando que, ante todo, el seguro es algo útil.

 

 

La economía española ha sufrido uno de los varapalos más importantes del último siglo. Aunque no todos los sectores se han visto afectados por igual -e incluso a algunos les ha ido bastante bien- la mayoría han tenido un impacto significativo derivado de la pandemia y de las restricciones impuestas para su control. El turismo, el ocio, el sector servicios en general y miles de autónomos están pasando una grave crisis de la que tardarán en reponerse. El sector sanitario, por el contrario, junto con el de las nuevas tecnologías, que se ha visto impulsado por la necesaria digitalización que ha conllevado el confinamiento, o el industrial, presentan buenas perspectivas. 

Muchos analistas consideran estratégico volver a lo esencial, a la misión última de un sector o de una empresa. El Seguro, desde sus inicios, ha servido de soporte ante los múltiples riegos a los que los diferentes sectores económicos se enfrentan en su día a día, con un objetivo claro: mitigar el impacto económico que puede suponer un riesgo para el futuro de un proyecto empresarial. El seguro, sin duda, en este escenario complejo, va a jugar un papel importante, permitiendo traducir el riesgo en un coste mucho menor, conocido y estable.

 

Todos los sectores empresariales que sean capaces de innovar e invertir en competitividad será atractivos para apoyar

 

Y es que el seguro, como siempre, va a estar ahí, desplegando todo su conocimiento, su potencia financiera y su capacidad para acudir al rescate de aquellas empresas que, pese a haber sido golpeadas, trabajen por salir adelante, y también para apoyar a las que las presentes circunstancias impulsen hacia el crecimiento, el desarrollo y la innovación y que, a priori, son más atractivas para el seguro, demostrando que, ante todo, el seguro es algo útil.

Cuando ya ha echado a andar 2021 en una coyuntura difícil, el  Seguro sabe que puede y debe ser más útil en estos momentos que nunca. Por eso, no quiere dejar ningún sector excluido.

Desde Asisa, se reconoce que, a pesar de las dificultades que las empresas están atravesando, no hay sectores más o menos atractivos sino que todo va a depender “de la situación de cada colectivo en particular”, apunta Jaime Ortiz, director Comercial y Marketing de la entidad.

 

LOS MÁS Y MENOS GOLPEADOS

También en Mapfre comparten esta visión y que, en la actualidad, es aventurado decir qué sectores serán los más atractivos para el seguro en 2021. A pesar de ello, Javier Oliveros, director Comercial de la entidad, señala que, a través de las tendencias de 2020 se puede ver que el sector de la salud es uno de los que más preocupa a la población. “Proteger la salud propia y de sus familiares se ha convertido en algo imprescindible para la sociedad y, en ese contexto, el seguro privado es un magnífico complemento del sistema público”. 

Apunta que la digitalización va a constituir otra de las tendencias claras, “por lo que entendemos que será también un sector en alza”. Por otro lado, subraya que la inversión socialmente responsable constituye una de las opciones que ya estaban teniendo buena acogida y que ahora está creciendo. “Las personas ya no solamente se preocupan por invertir sus ahorros para obtener beneficios, sino que quieren invertir en fondos que tengan ciertos aspectos sociales de respeto por el medio ambiente o el desarrollo sostenible”.

Por el contrario, Oliveros entiende que ciertas áreas, como las vinculadas al turismo, los viajes o el ocio masivo, seguirán sufriendo todavía durante algún tiempo las consecuencias de la pandemia, por las restricciones a la movilidad y reuniones sociales.

 


Jaime Ortiz (ASISA):

“En Salud, las empresas, incluidas pymes y autónomos, demandan una cobertura completa que les garantice un acceso rápido y con el menor tiempo de espera posible a la atención. Reclaman acceso a servicios de telemedicina y productos personalizados que se ajusten a sus necesidades y con un precio lo más competitivo posible”

Luis Roset (GENERALI):

“Pensamos que habrá una apuesta hacia las coberturas tradicionales, que son aquellas que mayor impacto pueden tener en la continuidad de una empresa y en las que más competitividad pueden ofrecer las aseguradoras, al tener mucha difusión y aceptación entre sus carteras. Coberturas de Protección Patrimonial a los bienes, RC, Salud y Ahorro e Inversión serán el foco esencial de contratación en 2021”

Francisco Javier García (HELVETIA):

“Aquellas que generen más seguridad y confianza ante eventualidades catastróficas e inesperadas como las que, desgraciadamente, estamos sufriendo en estos ya dos años de crisis continua”


 

Todos los sectores empresariales que sean capaces no ya de crecer, innovar e invertir en competitividad, sino también de mantener su actividad empresarial son, para el Chief Technical Officer de Generali España, Luis Roset, sectores atractivos a los que apoyar. Hace hincapié en que, en un contexto tan complejo, todas las empresas con voluntad de permanencia a largo plazo “son para nosotros un sector atractivo”. En este sentido, subraya que el objetivo principal de la aseguradora en el ámbito empresarial es “desarrollar relaciones a largo plazo con clientes que entiendan la importancia de la gestión de riesgos y que tienen o están dispuestos a implementar un programa de prevención de siniestros”.

Desde Helvetia, Francisco Javier García, director de Marketing y RSC, considera que los sectores más atractivos para el seguro en 2021 van a estar relacionados con la reconstrucción de la economía, como los relativos a empresas y turismo (pymes, comercios y transportes principalmente), así como los vinculados a la inversión financiera de particulares “tras el enorme aumento del volumen de ahorro familiar”. Otro sector que considera interesante en 2021 es el de la salud “por razones obvias”. Desde su punto de vista, García cree que el sector del automóvil y los viajes, por las restricciones de movilidad, y los riesgos cibernéticos -que aún están por desarrollar a fondo- pueden tener menos atractivo. 

Como empresa multirramo con una amplia diversificación de productos y servicios, Helvetia no se va a focalizar nunca en un solo sector o cobertura, sino que va a tratar de atender a todos aquellos ámbitos de la economía en que pueda ser útil su actividad, según expone García, quien destaca que una de las prioridades de la compañía para los próximos años será conseguir “una mayor penetración y optimización” de su oferta en el sector empresarial.

 

 

RIESGOS CIBER Y SECTOR TECNOLÓGICO

La transformación digital que se ha producido en 2020 va a impulsar a Hiscox en dos vías principales. En primer lugar, en los seguros para riesgos ciber. Miguel Ángel Aguilar, director de Desarrollo de Nuevo Negocio y Suscripción, manifiesta que han cerrado el año presentando una evolución de su póliza Hiscox CyberClear 360º, cuyo objetivo será, entre otros, “llegar a todas aquellas empresas que se han abierto al mundo digital, independientemente del sector”. 

Esta evolución está provocando una alta demanda de profesionales del sector tecnológico en el mercado, ya sea como asesores externos o como un miembro más de la plantilla. Por ello, y en segundo lugar, la entidad va a poner también el foco en su póliza de RC Profesional para profesionales en informática y tecnología (Hiscox RC TIC).

 


Miguel Ángel Aguilar (HISCOX):

“Dada la transformación digital que se ha producido en 2020, habrá una demanda de las empresas que se han abierto al mundo digital,  independientemente del sector. Por ello, pensamos que las coberturas cyber y de RC para los profesionales de las tecnologías y la informática serán muy solicitadas”

 

Javier Oliveros (MAPFRE):

“Creemos que la pandemia hará que estemos cada vez más concienciados de la necesidad de ahorrar para poder hacer frente a imprevistos. Productos como los unit linked, que ofrecen flexibilidad y liquidez, idóneos para aquellas personas que estén dispuestas a asumir cierto riesgo, son muy importantes en nuestro catálogo”


 

“Este seguro -explica Aguilar- está especializado en estos profesionales, protagonistas de la nueva economía y que se enfrentan siempre a nuevos riesgos vinculados a la utilización de las nuevas tecnologías”. La alta demanda de sus servicios obliga a estos profesionales a disponer, cada vez más, de una mejor protección a través de una cobertura adaptada a la evolución de su profesión “y confeccionada con la mente puesta en sus necesidades”. 

En los próximos meses, en ASISA van a seguir desarrollando una cartera de productos flexible que responda a las necesidades de cada cliente sin importar el sector de actividad. En el caso de los clientes de los sectores más afectados por la pandemia, Ortiz dice que van a seguir buscando fórmulas para que puedan mantener sus seguros “en las mejores condiciones posibles como hemos hecho desde el inicio de la pandemia”. En cuanto a coberturas, van a seguir también avanzando en el despliegue de la telemedicina “Asisa Live y Chat Médico”, e incorporando el acceso a nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento.

 

 


EL SECTOR EMPRESARIAL PIDE AL SEGURO…

  • Certeza, seguridad y fortaleza.
  • La tranquilidad de saber que, en caso de necesitarlo, tendrán garantizado el acceso a unos servicios y coberturas de calidad y en el menor tiempo posible.
  • Un socio asegurador que apueste por relaciones duraderas, un actor en el mercado que no sea oportunista, sino que ha estado, está y va a estar a su lado, y tiene claros sus propósitos y función dentro de la comunidad.
  • Un seguro que les permita contar con una protección legal y les brinde cierta sensación de seguridad.
  • Coberturas más sencillas y transparentes.
  • Solvencia, confianza, agilidad y simplicidad tanto en la contratación como en caso de siniestro.
  • Facilidades de pago.
  • Productos adaptados a las nuevas necesidades.
  • Mejora de los canales digitales de contacto.
     

 

CON LOS AUTÓNOMOS Y MICROEMPRESAS

Generali culmina en 2021 una estrategia trienal que, a pesar de la pandemia y las dificultades del mercado, ha avanzado con paso firme y que, en muchos de los indicadores fijados, casi ha alcanzado sus objetivos de 2020. Roset señala que la credibilidad de una empresa se mide en los tiempos difíciles y mantener su plan estratégico y cumplirlo en este contexto es algo que “nos enorgullece y que muestra la fortaleza de la compañía para con su comunidad, ya no únicamente con sus clientes”. Por esta vocación de servicio a la comunidad, Roset destaca que su entidad va a centrarse más si cabe en el apoyo a los autónomos, microempresas y pymes con toda la extensión de coberturas necesarias, incluyendo Salud y Ahorro e Inversión.

Si algo se ha aprendido con esta crisis que comenzó el pasado año, es a ser más conscientes de los riesgos que pueden surgir día a día y en un futuro. Las aseguradoras reconocen que deben estar bien preparadas para esos posibles imprevistos que puedan acontecer, tratando de adaptarse a las exigencias del mercado. Todas son conocedoras de que tienen que desarrollar y mejorar sus productos y servicios. En este sentido, Mapfre ha incorporado un nuevo servicio de asistencia sanitaria post-covid en sus centros médicos para los clientes que tengan contratado un seguro de salud de la compañía. “Este servicio ya está disponible para personas que hayan sido diagnosticadas de coronavirus desde el 21 de diciembre de 2020. El servicio incluye asesoramiento, seguimiento de la enfermedad y una valoración médica para conocer la evolución y posibles complicaciones de la misma”.  I