La Asistencia en el contexto actual de productos

Durante muchos años el concepto Asistencia, en materia de seguros, estaba enmarcado en las actividades que suponían desplazamientos, bien con un vehículo en el ámbito del día a día o bien en relación con los viajes, y especialmente con los viajes a lugares con cierto nivel de conflictividad o falta de atención médica.

A lo largo de los años, y debido a la actividad comercial de las aseguradoras mono ramo y especialistas, la concepción de la Asistencia fue tomando otros aspectos del día a día de las personas, vinculándose a seguros cada vez más alejados de los desplazamientos o los viajes, buscando más el entorno doméstico e incluso un poco más allá. Todo ello encontró una buena aceptación en ramos con mucha sinergia y clara relación positiva entre la oferta y el valor apreciado por el asegurado.

De Autos a Hogar fue rápido y fácil, pero no se quedó ahí ya que otros ramos, como es el caso de Decesos, encontraron rápidamente la utilidad de incluir aspectos asistenciales complementarios en sus productos, y es que Decesos siempre ha tenido un carácter asistencial en sí mismo, aun cuando en sus orígenes el leitmotiv fuera fundamentalmente económico, que empezó a manifestarse en los años 90 del siglo pasado, cuando los productos que se lanzaban incluían ese término.

Preventiva fue pionera en ese sentido, denominando a su producto Asistencia Familiar ya a finales de los 90; no podemos olvidar que lo que más valora una familia en un momento especialmente duro es el apoyo, la ayuda, la Asistencia, en definitiva. Así hemos llegado al panorama actual, en el que los productos de Decesos incorporan nuevas coberturas, encaminadas a facilitar que los momentos de duelo sean más fáciles de superar, a proveer elementos de soporte doméstico, incluso toda la necesaria asistencia jurídica tras el fallecimiento.

 

Nueva visión del producto

Con esta nueva visión del producto, se amplía la oferta de uso de la póliza durante todo el periodo de duración, que en Decesos es muy amplio, al tiempo que se facilita a toda la familia el acceso a servicios muy útiles y valorados, casi siempre en el entorno de la salud, y especialmente en salud fueron los primeros complementarios que Decesos incorporó con éxito de valoración por parte del cliente y los mediadores. Tal es el caso del acceso a cuadros médicos con honorarios franquiciados, posteriormente pruebas de diagnóstico en el mismo sistema y, cómo no, los servicios de salud bucodental, que se utilizan mayoritariamente y con alta valoración por los usuarios.

No cabe duda que la evolución del mercado, en paralelo con la de la sociedad, han facilitado que la tecnología se incorpore al amplio abanico de servicios de los que disfrutan los titulares de pólizas de Decesos, incorporando así aspectos como el borrado de la vida digital, el testamento on-line o el acceso a seguridad personal en el móvil.

No cabe ninguna duda de que las compañías que operamos en el seguro de Decesos seguiremos ofreciendo novedades en el entorno de la ASISTENCIA, así con mayúsculas, que mantendrán a este seguro muy vivo. I