CaixaBank-Bankia, protagonismo del Seguro

 

El Seguro estará bien representado en el Consejo de Administración de la CaixaBank que surgirá tras la absorción de Bankia, a partir de marzo de 2021. El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, es presidente de VIDACAIXA, la líder en Vida y Pensiones; y entre los consejeros figura Tomás Muniesa, un histórico de La Caixa (entró en 1976) y del Seguro (CEO de VIDACAIXA desde 1997, director general de Seguros y Gestión de Activos y miembro del Comité de Dirección del banco hasta noviembre 2018), también vicepresidente no ejecutivo de Caixa-Bank (desde abril 2018), de VIDACAIXA y de SEGURCAIXA ADESLAS.

Pero no sólo importan las personas. También los números. El Seguro aportó a CaixaBank el 52% de todos sus beneficios en 2019 (último ejercicio cerrado), más el 12% de los de Bankia.

Las aseguradoras del nuevo grupo (SEGURCAIXA ADESLAS, VIDACAIXA, por parte de CaixaBank; BANKIA MAPFRE VIDA, CAJA GRANADA VIDA, SA NOSTRA VIDA, CAJA MURCIA VIDA, por parte de Bankia) suman 88.290 millones de euros en el balance; 64.474 millones en provisiones técnicas; y 12.756 millones en primas. Y aportan una elevada rentabilidad, que contrasta con el magro rendimiento de sus matrices bancarias: SEGURCAIXA ADESLAS es la compañía de Seguros Generales más rentable de España, con un 45%, BANKIA MAPFRE VIDA ronda el 30%, CAJA MURCIA VIDA el 20%; VIDACAIXA el 15%; CAJA GRANADA VIDA el 10%, y SA NOSTRA VIDA se sitúa por debajo del 10%.

 

CaixaBank ha dejado muy claro que VIDACAIXA se quedará con todo el negocio de Vida del nuevo grupo y SEGURCAIXA ADESLAS con el de Seguros Generales

 

Es cierto que, una vez se constituya el nuevo CaixaBank y se rompa el acuerdo de bancaseguros de Bankia con MAPFRE muchas de estas sociedades desaparecerán del balance del grupo (CAJA MURCIA VIDA, CAJA GRANADA VIDA y SA NOSTRA VIDA), pero la realidad es que el Seguro tendrá un peso muy relevante en el banco.

Y más que lo hará, lo mismo que su protagonismo en la estrategia del nuevo CaixaBank. Su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ya ha reconocido que seguros y pensiones, junto a fondos de inversión, generarán sinergias de 135 millones de euros en ingresos en 5 años, el 47% de los 290 millones totales previstos. Lo mismo que el futuro presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, ha puesto el foco en el elevado potencial de captación de ingresos que supone extender las capacidades de asesoramiento y la fabricación de productos y servicios a través de una red comercial más amplia.

 


"3 HOMBRES CLAVE"

GONZALO GORTAZAR,

consejero delegado de Caixabank y presidente de Vidacaixa

JOSE IGNACIO GOIRIGOLZARRI,

presidente de Bankia, se perfila como futuro presidente del nuevo banco

JAVIER VALLE,

consejero director general de Vidacaixa


 

El nuevo CaixaBank tendrá el 29% de todo el ahorro a largo plazo existente en España (23% pro-cedente de la actual entidad y 6% de Bankia). La suma de activos bajo gestión fuera de balance, incluyendo planes de pensiones y fondos de inversión, se sitúa cerca de los 129.000 millones. Los activos bajo gestión y seguros de Ahorro sobre el total recursos de clientes asciende en Bankia al 22%, frente al 41% de CaixaBank. Por empleado, estos activos suponen 2,22 millones en Bankia y 4,76 millones en CaixaBank. Las comisiones en fondos por empleado alcanzan los 8.400 euros en Bankia y los 16.600 euros en CaixaBank. En planes de pensiones, esta cifra es de 4.400 euros en Bankia y 7.200 en CaixaBank. De esta manera, Gortázar y Goirigolzarri muestran el potencial de crecimiento que tiene el nuevo grupo por las diferencias claras de punto de partida de cada entidad.

Los números aportados por el consejero delegado de CaixaBank indican que buena parte de las sinergias de ingresos vendrá del área de seguros. La recuperación de ingresos del negocio de Vida de las actuales alianzas de bancaseguros de Bankia con MAPFRE aportarán 75 millones. Más otros 80 millones que generarán los seguros de Protección al ampliar su base de clientes a los procedentes de Bankia.

Por eso CaixaBank ha dejado muy claro, desde el mismo momento del anuncio de la fusión, que VIDACAIXA se quedará con todo el negocio de Vida del nuevo grupo, y SEGURCAIXA ADESLAS, con el de Seguros Generales. No quiere distracciones, sino que todo el foco se ponga en mantener la actual clientela, reduciendo al máximo las fugas que siempre se producen en una fusión, y en captar a la de Bankia.

CaixaBank juega además aquí con la baza de MUTUA MADRILEÑA, su socio en Seguros Generales a través de SEGURCAIXA ADESLAS. La extensión del actual acuerdo con MUTUA a la red procedente de Bankia servirá para reducir el coste de la indemnización por la ruptura con MAPFRE, al tiempo que se acelera la comercialización de Seguros Generales en las sucursales de la antigua entidad nacionalizada. En el banco esperan también que la entidad presidida por Ignacio Garralda incremente su participación en el capital para no quedar muy diluida su posición tras la fusión: ahora tiene el 2,13% de la actual CaixaBank y tras la integración pasará a tener el 1,6%.

 

 

OFENSIVA EN SEGUROS

Gonzalo Gortázar ya ha marcado las líneas de una ofensiva en seguros tras la integración legal de Bankia hasta la integración tecnológica y operativa, prevista para el final de 2021: foco en My Box, la agrupación de Seguros Generales y de Vida Riesgo que tan buenos resultados está dando en CaixaBank (108.200 pólizas a septiembre de 2020, frente a las 74.300 de un año antes). También en dar respuesta a unos tipos de interés bajos que se están volviendo “estructurales” con lo que Javier Valle, consejero director general de VIDACAIXA, denomina “alargamiento en el tiempo del proceso de acompañamiento al cliente”.

La estrategia en Vida y planes de pensiones para seguir ganando cuota de mercado y sortear el impacto negativo que pueda tener la reducción del límite máximo de aportación al plan de pensiones individual de 8.000 a 2.000 euros (si finalmente sale así en los Presupuestos Generales del Estado) consiste en el fomento de las aportaciones periódicas.

Carmen Gimeno, directora general adjunta de VIDACAIXA, aporta un dato muy interesante: un millón de clientes ahorran periódicamente, con una media de 157 euros. También, por captar cada vez más ahorro de los jóvenes a través de la digitalización: el 36% de las nuevas aportaciones son digitales, y el 41% de las nuevas operaciones se realizan fuera de la sucursal de CaixaBank, subraya Javier Valle.

 


LÍDER EN PENSIONES DE EMPLEO, POR VOLUMEN Y RENTABILIDAD

Solo uno de cada seis trabajadores en España dispone de un plan de pensiones de la modalidad de empleo. El Gobierno quiere impulsar este instrumento de ahorro para la jubilación mediante el lanzamiento de uno público, aunque será de gestión privada, con costes más competitivos y abierto a la incorporación de cualquier tipo de empresa, especialmente las pymes. Mientras en los Presupuestos Generales del Estado para 2021 resta atractivo a los planes de pensiones del sistema individual, al reducir el límite máximo de la aportación de 8.000 a 2.000 euros, sube de 8.000 a 10.000 euros la de los planes de empleo.
A la espera de conocer la letra pequeña del plan de pensiones de empleo que impulsa el Gobierno, para decidir si se presenta o no como candidato a su gestión, VIDACAIXA consolida en el tercer trimestre de este año su liderazgo en este producto, tanto en volumen como sobre todo en rentabilidad.
Según los datos de Inverco, copa los tres primeros puestos por rentabilidad a 10 años: el plan de los 46.948 empleados de CaixaBank, el mayor del sector, logra un rendimiento del 5,23%; el de Nestlé es el segundo, con el 4,56%; y el de Naturgy ocupa la tercera posición, con el 4,38%. El quinto plan de empleo más rentable también es gestionado por VIDACAIXA, el de los funcionarios de la Generalitat catalana, con el 4% de rendimiento a 10 años.


 

Rentas Vitalicias, como Inversión Flexible, que asegura un complemento de ingresos en la jubilación de forma vitalicia a través de una cartera de renta fija y maximiza el capital de fallecimiento a través de una cartera gestionada; los unit linked con una mayor protección al tomador ante los riesgos que asume en la inversión; los PIAS; y los planes de pensiones de ciclo de vida, en las que las inversiones se ajustan a la edad del cliente reduciendo el riesgo a medida que se acerca el mo-mento de la jubilación, forman parte también de esa estrategia.

Sin olvidar los planes de pensiones de empleo, que ganan un gran atractivo, sobre todo si se eleva el límite máximo de aportación de 8.000 a 10.000 euros. \