Buenos propósitos

Con la generalización de las vacunas, el buen tiempo y los fondos de recuperación a la vuelta de la esquina, todos hemos recuperado el optimismo. Es tiempo de buenos propósitos. Y de afrontar un futuro con muchas dudas en todos los sentidos, desde lo social a lo económico, aunque aquí el debate está en el plazo.

Me ha llamado la atención un análisis de Badenoch + Clark que pone de relieve las moderadas expectativas de los directivos y directivas españoles: apenas uno de cada cuatro creen que en 2022 volverán las tasas de crecimiento previas a la pandemia; un 30% las sitúa en 2023; y algo más de un 20% demora los efectos positivos incluso a 5 años. Un dato preocupante es que 6 de cada 10 líderes vislumbran que España evolucionará peor que otros países de la UE en materia económica y apenas un tercio piensa que crecerá al mismo nivel. Casi la mitad señala al talento, la formación y la flexibilidad con los empleados como factores decisivos para lograr el éxito empresarial en los próximos años; casi un 20% señala a la digitalización. Y, entre las estrategias seguidas para paliar la situación excepcional que vivimos, destaca que más de la mitad haya centrado sus esfuerzos en diversificar o reinventar sus modelos de negocio (automatización de procesos, nuevos canales, etc.), mientras que menos de un tercio se ha enfocado en reducir el número de empleados o las horas de trabajo, entre otras medidas. Es decir, más de la mitad mira con optimismo el futuro, pensando en ese cliente tan cambiante y en ajustar a él su oferta de productos y servicios. 

Salvo excepciones, es lo que hace la mayoría de aseguradoras y corredores. Estos últimos, siguen su línea creciente en número según otro informe, éste de Tatum, destacando que son ya 3.462 corredores y sociedades de correduría de seguros. Curiosa esta pauta cuando casi cada semana se conocen compras de corredores/corredurías; la más reciente y sonada la cantada venta a Gallagher, por 3.570 millones de dólares, de parte de las operaciones de Aon y Willis Towers Watson, entre ellas actividades de corretaje en varios países de Europa, incluido España. Era un paso previo necesario para que la UE autorice su fusión y comiencen a recuperar el tiempo perdido, y cuentas de clientes, ante los Howden, Deasterra,.... 

El mismo informe evidencia las dificultades del canal agencial (cae más de un 21% desde 2014 y son apenas 70.000), lastrado por su baja eficiencia (el 50% suman el 2% del negocio), y el fuerte desarrollo del canal Bancaseguros, ya con 52 operadores. Esto último reitera la importancia que los bancos otorgan al negocio asegurador. Máxime viendo como a Caixabank, Santander, BBVA, Sabadell o Bankinter se unen competidores como Banca March (muy interesante lo que está haciendo con su bróker), Abanca (con una singular oferta de pólizas con opción on-off) o los neobancos liderados por N26. 

El canal digital apenas intermedia el 1% de las primas. El mensaje de la Mediación Profesional, “la gente se informa por internet y cierra con nosotros por el valor añadido que le damos”, demuestra tener una base sólida. Sin descuidarse, claro.  I

 

Juan Manuel Blanco.