Horizontes del mercado de D&O

 

Sin duda la actual situación ha tenido impacto en el mercado de D&O, acelerando un proceso que ya estaba bien establecido y, como en tantas otras cosas en nuestras vidas cotidianas, llevándonos a situaciones que ninguno teníamos previstas y obligándonos a adaptarnos. Voy a analizar desde esta perspectiva qué podemos esperar de cara al futuro y cómo los distintos actores del mercado se están adaptando.

En este sentido, he dividido el mercado en 4 actores principales para expresar mi percepción, de forma muy resumida y general acerca de cómo están reaccionando cada uno de ellos.

 

REGULADOR

Está teniendo que adaptarse creando nueva regulación que, aunque tenga la mejor de las intenciones, supone un reto añadido a las empresas y empresarios, que tienen que adaptarse a ella. A todos nos vienen a la cabeza los ERTE, las moratorias concursales, la nueva normativa para regular el teletrabajo, etc. Por un lado, la nueva legislación está siendo muy controvertida; según el Instituto de Censores Jurados de España, el 52,3% de los auditores especializados en procesos concursales consideran la reciente decisión de retrasar la declaración de concursos como algo negativo de cara a salvar empresas ya que, cuando la empresa pueda declarar el concurso, puede ser ya muy tarde para recuperarse del mismo.

En una línea similar se expresan de forma privada despachos laboralistas cuando se les ha preguntado por la legislación en materia laboral. Consideran que se están disparando los costes para poder gestionar la nueva legislación en las empresas; incluso, comentan casos rocambolescos de empresas que ya permitían dos o tres días de teletrabajo y se han visto obligadas a retirar esta posibilidad a sus empleados al no tener tiempo o recursos para preparar los nuevos acuerdos que ahora serán obligatorios para teletrabajar un 30% o más (más de un día a la semana, a efectos prácticos).

Sin entrar en valoraciones personales, también me gustaría destacar la urgencia y falta de consenso y acuerdo con la que se están pudiendo dictar estas leyes en una situación de emergencia como la que nos encontramos; esto hace más difícil a todos preparase y planificar estrategias a medio y largo plazo.

Lógicamente, toda esta incertidumbre impacta directamente en la exposición de los D&O que son, en última instancia, los responsables de que la empresa se adapte a esta legislación en la mayoría de los casos.

 

EMPRESAS Y EMPRESARIOS (ASEGURADOS)

Aquí encontramos escenarios muy diferentes en función de cada sector. Los hay muy impactados por la actual situación, como todos los relacionados con el turismo, transporte de viajeros o centros de mayores, que venían de unas condiciones de mercado blando muy atractivas y, de golpe, se encuentran con renovaciones muy duras.

Sin embargo, incluso las empresas menos impactadas directamente, están viendo cómo incrementan sus primas y les es más difícil encontrar ciertas coberturas, como las relacionadas con procedimientos penales o prácticas de empleo, así como las exclusiones de insolvencia en sus distintas formas. Hay grandes empresas, de sectores tan distintos como el financiero y el farmacéutico, que han planteado estructuras alternativas a la D&O, como las cautivas o estructuras más creativas incluso. Tenemos un buen ejemplo en Tesla.

Las empresas que no tienen esta capacidad de crear o buscar estructuras alternativas se verán en la difícil decisión de buscar el equilibrio entre capacidad, coberturas e incrementos de primas en un momento en que la D&O es más necesaria que nunca ante el escenario de mayor complejidad, litigiosidad e incertidumbre.

 

Espero que a lo largo de 2021 podamos ver signos de recuperación de la economía que ayuden a estabilizar el mercado de la D&O

 

CORREDORES

Actor fundamental en un mercado intermediado como es el nuestro, tiene un papel clave, siendo su profesionalidad la que ayuda a los asegurados a entender la situación actual de mercado y los diferentes factores que afectan al mismo, haciendo de amortiguador o filtro entre los cambios que imponen los aseguradores y las condiciones a las que se aseguran sus clientes.

Ellos son quienes filtran los mensajes y explican la situación a los asegurados en términos menos “técnicos”, detallando lo que hacemos los aseguradores, y son, a la vez, quienes negocian con las compañías para obtener los mejores términos posibles.

Desempeñan una labor dura en la situación actual; ciertamente, como suscriptor no les envidio la mayoría de los días. Ahora bien, en nuestro mercado en particular han dejado el listón muy alto. De cara al futuro, la gestión que hagan de apoyo a los mercados aseguradores y sus respectivos acuerdos, junto con la concentración que se va a producir en el sector, marcarán las claves de su horizonte.

 

ASEGURADORES

Empecé mi artículo defendiendo que el actual mercado duro es una corrección necesaria, que no es fruto de la Covid, pero sí reconozco que la situación de pandemia ha acelerado y asentado este cambio en los aseguradores.

En el pasado, algunas compañías oportunistas aprovechaban para entrar en nuevos ramos cuando estos se endurecían, partiendo de la ventaja de no estar pagando siniestros de una cartera previa. Sin embargo, esto es algo que no estamos viendo en la situación actual debido al nivel de incertidumbre sin precedentes en que nos encontramos. Es cierto que hay nuevos mercados en nuestro país, pero son mercados establecidos a nivel global y que llevan un mínimo de 2 o 3 años operando en España y que no están compensando la bajada de capacidad de los mercados más habituales, ni parecen estar aplicando una estrategia más agresiva o fuera de la línea de los demás.

Con esto en mente, y teniendo en cuenta que tenemos por delante lo más duro de la crisis económica derivada de la pandemia todavía por llegar, en mi opinión el mercado seguirá endureciéndose, por lo menos hasta que se vuelva a estabilizar la economía, y esto no pasará hasta 2022 como pronto.

Siendo optimista por naturaleza, espero que a lo largo de 2021 podamos ver signos de recuperación de la economía que ayuden a estabilizar el mercado de la D&O, de modo que permita que este instrumento financiero, que no estaba siendo rentable, se afiance y pueda cumplir su función, por el bien de todos los actores de este mercado.

Ojalá dentro de un año tenga la oportunidad de compartir de nuevo mi visión y ésta sea una foto mucho más bonita a la actual. I