Duck Creek 
 

 

Duck Creek comenzó la búsqueda de su sede en Madrid teniendo un claro propósito: que fuese el lugar que albergase a los equipos con responsabilidad en acciones de “go to market” (comercial, marketing, producto,…). Se alinea con su apuesta de compartir con los clientes una zona seleccionada en un entorno de espacio físico. La empresa suma a su oficina  en Madrid unas instalaciones en Barcelona más focalizadas en actividades de Ingeniería e I+D. Todo ello con un objetivo muy definido: “trabajar con y por las principales aseguradoras”.

 

Lo más relevante de la sede de Duck Creek es que se ha creado una oficina completamente nueva en un edificio que, cuando se eligió como sede, se acababa de renovar en su totalidad. Esto ha permitido “diseñar el espacio con los más altos estándares, acordes con lo  que nos indican desde el grupo”. Como parte de la filosofía interna, se busca la máxima comodidad del empleado. En esta línea, una de las características de las instalaciones es su luz y las vistas despejadas, así como la comidad de acceso pues hay una fácil comunicación por cualquier medio de transporte. Es un espacio en el que “apetece estar”, pero habrá que esperar a que pasen las restricciones COVID. 

 

 

En el diseño de la oficina de Madrid se ha seguido el criterio ‘open space’. Eligieron esta opción porque “los espacios abiertos contribuyen a que surjan esas reuniones informales que permiten resolver y compartir cualquier tema cotidiano sin necesidad de recurrir a un exceso de formalidad”. Esta forma de trabajar se produce incluso en “la cantina”, espacio en el que se puede disfrutar de magníficas vistas mientras se trabaja alrededor de un café o un té. Cuando se requiere una mayor privacidad, en función del motivo y el número de asistentes, se dispone de boxes individuales, aislados y climatizados, para, por ejemplo, atender una llamada; también se pueden utilizar varias salas, incluida la de Juntas, para desarrollar con la máxima comodidad cualquier reunión. 

La compañía cuenta, a nivel global, con más de 1.500 empleados en sus distintas sedes de Estados Unidos, India o Europa. 

 

 

Máximo equipamiento

Las oficinas de Duck Creek cuentan con un nivel máximo de equipamiento; disponen así de dobles pantallas, sillas ergonómicas o mesas que se pueden regular en altura eléctricamente y que permiten trabajar de pie o sentados, a voluntad de cada persona. Ante todo, se reconoce, “hemos buscado un espacio físico al que apetezca ir a trabajar”. 

Visitando la oficina se percibe el alto estándar de equipamientos y acabados; una evidencia de la apuesta por la calidad en cada detalle. El #MadeOnDuckCreek que ya se está  divulgando, “empieza por lo básico, las personas. Nuestros valores (presentes por toda la oficina) de escucha, liderazgo, atención a los demás y creación de valor son un ejemplo”.

 

 

La pandemia del Covid-19 ha cambiado la forma de trabajar, pero en la empresa, “afortunadamente, estábamos preparados para un cambio de esta magnitud. Es obvio que nada sustituye el “calor” y la información no verbal que se comparte en una reunión presencial. Sin embargo, y salvo en ese aspecto, contamos con las mejores aplicaciones para desarrollar el trabajo en línea y de forma colaborativa, así como varias aplicaciones de vídeo llamada. En general, disponemos de lo necesario para atender de forma remota y con el mejor nivel de servicio a los clientes y partners”. “Seguramente la presencialidad a tiempo completo ha dejado de tener sentido. Probablemente las formas híbridas serán el punto medio entre el pasado y el presente; es algo que iremos viendo en los próximos meses”.  I