Sin cuartel

Desde el 14 de marzo de 2020 no nos cansábamos de desear que llegase el 31 de diciembre y postergar al olvido el año maldito de la pandemia. Por el camino, durante esos interminables 300 días y noches, sorteando cada uno como podía el virus, fuimos capaces hasta de creernos las falacias y mentiras que nos decían. Cada vez más hartos y cansados, depositamos las esperanzas en este 2021.

En Seguros, el pasado no fue, después de todo, un mal ejercicio. No creció el negocio pero se mantuvieron las precios y se redujeron a la mínima expresión los siniestros y los costes, a la vez que se endureció el mercado y se redujo la capacidad. Este ejercicio no se ha iniciado con muy buen pie y esperemos no haga bueno al pasado, aunque desde el propio sector ya se anticipa que será peor. Por lo pronto, ha arrancado con un fenómeno atmosférico inusual, Filomena, con un claro coste siniestral pendiente de evaluación final, y dos sentencias, la de Girona y la reciente del Supremo, esta con clara incidencia en los seguros de Defensa Jurídica, que en ningún caso, se diga lo que siga, eran para nada imprevisibles. Y, ojo, que me han hablado de algunas demandas en ciernes que van a impactar en otros ámbitos aseguradores.

A todo ello se va a sumar una agudización de la competencia que ya se empieza a percibir en algunos ramos. El nuevo presidente de Pelayo, Francisco Lara, lo apunta en lo relativo a Autos en la entrevista que en primicia ha concedido a esta revista recién estrenado en el cargo y en la que advierte sobre las consecuencias de una ‘guerra’ de reducciones de prima en un contexto de recuperación de la movilidad y a la vez de crisis económica, que hará casi imposible recuperar precios, al menos a corto plazo. En sus declaraciones alude también al impacto en otros ramos y avisa, no solo 2021 sino también 2022 serán “años difíciles”.

Complicado se presenta igualmente el panorama a nivel de brókers. Me siguen llegando noticias de Asterra Partners, que no solo continúa llevando profesionales (ya tiene más de 70 en su plantilla), a algunos de ellos más que doblándoles sus ya buenos emolumentos en otros competidores, sino que ha empezado a ganar las cuentas de empresas de postín del país. Se apunta que alguna de ellas a comisión 0 y otras controladas hasta ahora de su futuro accionista de referencia (a nivel de Nueva York que no de Madrid). Y mientras parece que comienzan a llegar las primeras acciones judiciales del bróker más perjudicado a nivel de directivos con lo que está ocurriendo. Todo ello a la vez que otros competidores próximos en el ranking de corredurías, y que con la futura integración aspiran al tercer lugar, suman nuevas cuentas. No hay cuartel.

Por cierto, me hablan también de otro caso similar de exdirectivos de una correduría que ahora laboran para otro competidor directo de su antigua casa y que ya le han quitado varios importantes clientes. De momento, no se oyen quejas ni se habla de demandas. De momento; seguiremos la pista. I

 

------------- Juan Manuel Blanco