Se veía venir

Doloroso pero… se veía venir. Me refiero a las consecuencias de la desaceleración que ha comenzado a producirse en la financiación de las insurtech, debido tanto al nuevo y complicado entorno económico como a los malos resultados de un buen número de ellas. Justo al cierre de esta edición se conocía el fin de la aventura de Elma. Le fue bien en las rondas iniciales de financiación, pero en la última nadie acudió en su auxilio, y se ha visto abocada al cierre. Me temo que veremos bastantes más casos. Nadie puede negar que son bocanadas de aire fresco y que muchas de sus aportaciones son impagables, empezando por la mayoría de jóvenes profesionales que están detrás, pero también hay que reconocer que en muchas ocasiones están más sustentadas por buenas ideas, sin demasiada base sólida de negocio. Y, más pronto que tarde, hay que dar beneficios y tener un sólido plan de futuro ¿o no?

Pensando precisamente en el futuro se inscribe el acuerdo de Axa con Correos, que promocionará finalmente en su red de casi 2.400 oficinas (más de 89 millones de visitantes en 2021) los seguros de Autos, Hogar, Salud, Vida Riesgo y Accidentes para particulares de la compañía. Entiendo que se harán las cosas bien y habrá una formación de base al menos a una parte de los empleados de Correos, pues no dejarán de ser los abridores, aunque luego sea esta la que se ocupe de la gestión y formalización final de los contratos con los interesados. Con el cuidado que ha tenido siempre la compañía con los mediadores, no tengo duda que se cuidará de hacer las cosas bien, máxime en un mercado estratégico y por el que el grupo, según su CEO, Thomas Buberl, apuesta por crecer de forma orgánica y con adquisiciones.

En esa misma línea de futuro se inscriben otras dos operaciones destacadas. Una doble, con Caser de protagonista: primero, por la compra a Unicaja de un 10% de su capital por su accionista mayoritario, Helvetia, que ya controla el 80 de sus acciones; y el acuerdo final con CaixaBank para que VidaCaixa le compre su participación del 81,31% en Sa Nostra Vida por 262 millones de euros y que completa la reorganización de los negocios de seguros provenientes de Bankia. Sa Nostra Vida opera en las Islas Baleares y generó en 2021 un volumen de primas brutas de 41 millones. Es decir, negocio menor para Caser.

Llama la atención asimismo el acuerdo a largo plazo para la comercialización de seguros de coche y motocicletas en España que han alcanzado ING y Admiral. Como primer paso se habla de un producto que estará listo en el primer trimestre de 2023 y que se podrá contratar y gestionar desde el móvil. Un detalle no menor, Admiral ganó un proceso de licitación al que se invitó a las aseguradoras líderes y en el que se ha valorado no solo su filosofía de cuidado al cliente sino su solvencia tecnológica para, se reconoce, “evolucionar este producto de acuerdo con los avances en la movilidad en los próximos años”.
 
Una revolución, en la movilidad, que ya se ve venir también en Mapfre, y no solo por sus avances con el coche autónomo a través de Cesvimap, sino por la conciencia reconocida por su presidente, Antonio Huertas, sobre las oportunidades de las nuevas formas de movilidad, pero teniendo muy en cuenta los riesgos o amenazas que plantea y la necesidad abordar cuanto antes su regulación. Algo sin duda, clave, para todos.