Seguro Digital, la opción de futuro 

 

La vida gira alrededor de las personas a velocidad de vértigo y las organizaciones ni quieren ni pueden quedarse atrás. En este objetivo deben ganar en agilidad y rapidez para mejorar su eficiencia y poder dar una experiencia de cliente diferente en todos los canales en los que están presentes. ¿Cómo lo hacen las entidades aseguradoras y qué necesitan? Fue algo que se analizó en la jornada de Equisoft, en la que se revisó la transformación digital de principio a fin.

 

 

Para Juan Mazzini, analista senior de Celent, pasan por tres estadíos: el básico, el avanzado y el extremo. El primero de ellos se basa en habilitar los canales con los productos de siempre; el segundo, implica el uso de los datos; y el tercero, conlleva la innovación.

¿Y cómo podemos innovar en esta situación de mercado?, comenzó preguntando Gabriela Rozier, directora de Evenet en el coloquio posterior. Ángel Uzquiza, director corporativo de Innovación del Grupo Santalucía, considera que se puede hacer, al tiempo que advierte que “no podemos olvidar la innovación inclusiva”, la que tiene en cuenta aquellos segmentos de la población, como las personas mayores, que se sienten expulsados de la digitalización. Dentro de la transformación, la innovación “es la velocidad más rápida”. Según Uzquiza, existen ecosistemas como las insurtech que dan soluciones paralelas para que las compañías evolucionen. “Hasta que no actualicemos los cores no vamos a poder innovar. Yo creo que nos quedan 3 o 4 años para eso, así que debemos asociarnos con otros players que sepan más que nosotros de todo esto”, añadió.

En este sentido, Belisario Fernández, director de Soluciones de Gestión Patrimonial y de Seguros de Equisoft, reconoció que casi el 50% de las compañías con las que colabora su empresa ya tienen un plan digital y cerca del 39% de ellas van a utilizar herramientas disruptivas. En su opinión, es importante tener en cuenta varios aspectos: el social, puesto que el cliente cambia y tiene nuevas necesidades; el móvil, en cuanto a que la movilidad es la mejor manera de brindar un servicio; el pricing, con productos personalizados; la analítica, ya que el dato “es el combustible de la transformación”; y la innovación, “que es lo que me da más esperanza”.

 

¿Qué necesitan las aseguradoras?

Hoy, señaló Juan Mazzini, “cada vez más, las aseguradoras se van dando cuenta de que o se suben al tren de la digitalización o dejan de ser relevantes”.

Para ello, Jesús García, Head of IT Nationale-Nederlanden Oxygen, apunta que necesitan disponer de procesos automatizados y digitales, rapidez, ecosistemas fácilmente integrables y equipos humanos, puesto que “las personas deben transformarse también digitalmente”. Si bien, apuntó Ángel Uzquiza, “debemos motivarlos y hacerles protagonistas. Muchas veces no valoramos la capacidad digital de nuestra gente cuando en su vida diaria usan la digitalización con terceros sin ningún problema”.

Mazzini sumó además otros tres elementos: la inteligencia artificial, de gran ayuda en temas como la ciberseguridad; la apificación para habilitar nuevos sistemas de negocios, posibles si se puede acceder a todos los datos; y la experimentación con tecnologías emergentes, “que nos lleva de nuevo a la innovación”. 

En este proceso de transformación, la recopilación de datos, su utilización e interpretación es fundamental para conocer modelos de conducta, formas de vida y necesidades de los clientes, que ayudan a las compañías a adelantarse a los deseos de los asegurados y ofrecerles productos y servicios personalizados.

En esta línea, Jesús García resaltó la gran importancia del dato y Belisario Fernández incidió en la calidad del mismo como esencial por ser “el combustible de la transformación digital”.

 

¿Y el futuro?

Y, en este contexto, ¿qué nos deparará el futuro? Ángel Uzquiza lo definió como “apasionante porque hay un montón de líneas de trabajo por descubrir”. Eso sí, “debemos velar por los diferentes escenarios que se puedan llegar a dar, asegurar las emociones y también los momentos, ciertas conductas, perfiles digitales y avatares. Debemos tener en cuenta que nuestra vida digital no está asegurada y ese es un campo también por explorar”. 

Juan Mazzini prefirió hablar de “multiversos” más que del metaverso y las posibilidades que puede ofrecer para el seguro, ahora mismo difíciles de imaginar. Sin embargo, no sabemos qué va a hacer el regulador con el metaverso, aunque, como apuntó Belisario Fernández, “siempre va por detrás”, lo que es un problema pues es necesario que sea más rápido para que las compañías puedan avanzar al ritmo que exige la velocidad del mundo cloud, se concluyó.