Mundo Senior: negocio y talento 

 

Los cambios que la pirámide demográfica española está experimentando y el protagonismo que, en esta transformación, tiene el envejecimiento es uno de los temas a los que Mapfre presta atención, desde hace años, para localizar los retos y oportunidades que -tanto para la aseguradora como para los mediadores y a nivel social- conlleva esta realidad.  

 

 

En un contexto en el que el incremento de la esperanza media de vida seguirá su tendencia ascendente, Mapfre organizó, en la Semana del Seguro, una jornada que, bajo el eslogan ‘Oportunidades de negocio y talento en el mundo senior’,  tuvo como protagonistas a las personas senior. 

Luis Carlos Tortajada, director del canal corredores de la compañía en España, presentó y moderó el acto que, dividido en tres partes, contó con una destacada asistencia de mediadores y  permitió profundizar en las características del cliente senior, sus intereses y necesitades, así como las soluciones que el sector asegurador, y en concreto la aseguradora, les ofrece; sin olvidar la labor que el mediador puede realizar en este ámbito. 

La sesión comenzó con un debate en el que intervinieron, aportando su visión como personas senior, Javier García, director gerente de CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores); Francisco Betés, presidente de IMAF; y Joaquín de los Reyes, director de Desarrollo de Negocio Senior en MAPFRE ESPAÑA. 

Una de las ideas destacadas en las intervenciones fue la necesidad de romper, socialmente, con los estereotipos que existen sobre los senior y cambiar el concepto de que son personas desactualizadas. “No es así”, afirmó  el director gerente de CEOMA. En la actualidad las empresas jubilan a las personas con 55 años, en un entorno en el que la esperanza media de vida es cada vez mayor, se llega en buen estado físico y en posesión de una mayor sabiduría, “tanto por los conocimientos adquiridos como por experiencia lograda”.

Asimismo, se abogó por aparcar el concepto de que el envejecimiento de la población es un problema y comenzar a verlo como una oportunidad, que necesita productos y servicios adaptados.  

Unida a esta idea se destacó que en nuestro país la población mayor de 65 años representa aproximadamente el 17%, lo que equivale a más de 7 millones de personas, de las cuales un 25% son mayores de ochenta años; pero, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2050 las cifras habrán cambiado y la población mayor de 65 años llegará al 30%, lo que equivale a unos 13 millones personas, a lo que habrá que sumar unos 4 millones de personas mayores de 80 años. Interesante si además se sabe que la buena salud de la que gozan los senior no es solo física, también lo es financiera. En este sentido, Francisco Betés argumentó que estamos ante un cliente diferente, “más activo y con una capacidad financiera muy elevada”. En su opinión, nos encontramos ante “un colectivo que habrá que estudiar y analizar, ya que tienen mayor capacidad de ahorro y adquisitiva”. Este entorno, que con los años se va consolidando también, trae de la mano un reto para el sector asegurador: “romper, actuarialmente, las barreras de los límites de edad para poder ofrecer coberturas a largo plazo; hay que dar seguridad”. 

En este sentido, Joaquín de los Reyes apoyó la idea del reto que tienen ante sí las aseguradoras para “proporcionar productos a este colectivo”. Las pólizas de salud, el ahorro  o los seguros de dependencia se encuentran entre ellos; pero, esto, reconoció el director de Desarrollo de Negocio Senior, requiere un cambio de mentalidad que debe empezar desde la niñez. En este punto destacó la importante labor que pueden realizar los distribuidores asesorando y educando.

También apuntó que un estudio realizado por la aseguradora pone de manifiesto que los tres ‘ingredientes’ que un producto para séniors debe tener presentes son: el sentimiento de inquietud hacía el cambio, el miedo a la soledad y el gusto por las cosas sencillas.  

 

Senior, cliente fiel

La segunda parte de la jornada estuvo a cargo de Ángel Crespo, subdirector de Negocio Colectivo de MAPFRE Vida. En su intervención abordó la Previsión Social Empresarial, analizando las posibles soluciones y novedades que, desde la empresa, se pueden diseñar para los empleados sénior en materia de ahorro, jubilación, bajas incentivadas y retribución flexible. En su intervención explicó qué productos pone la aseguradora a disposición de los mediadores y analizó diferentes situaciones en las que los productos aportan soluciones, que en muchos casos son desconocidas. La distribución de estos productos aporta “oportunidades, presentes y futuras, para los mediadores de la aseguradora; ya que, a través de internet, no va a llegar a todo y además aportan diferenciación, ya que siempre van a necesitar de un mediador”.  

La jornada finalizó con una entrevista del periodista Alfredo Urdaci a Juan Fernández Palacios, director del centro de investigación Ageingnomics en Fundación MAPFRE. Fernández Palacios abogó por: poner en valor la importancia que tienen los senior para la economía, identificar sus necesidades y desmontar prejuicios relacionados con el edadismo que llevan a la discriminación de este segmento de la población. En este sentido, desmontó el concepto convencional que ha existido sobre las  personas senior e indicó que, en la actualidad, son optimistas, no están preocupados ni agobiados, ya que su vida ya ‘esta hecha’, son un importante soporte económico de la familia y un motor del turismo. Asimismo, argumentó que la aseguradora, a través de la Fundación, se ‘fija’ en los senior, en los efectos que el envejecimiento de la población tiene en las pensiones, el coste sanitario o la atención a terceros. “Vivir más años y en condiciones más saludables no debe suponer un problema; hay que buscar soluciones que se puedan aplicar en tiempo y forma; son problemas concretos que esperan soluciones concretas”. 

Fernández Palacios también apostó por identificar las necesidades de los senior y gestionarlas.  “El senior es muy agradecido, como cliente se focaliza más en el valor que en el precio”, afirmó.