Pasos necesarios

Enero ha vuelto a recuperar altos niveles de actividad y de noticias en nuestro sector. Tal vez es el mejor reflejo de que estamos en la senda de volver a lo que será la nueva ‘normalidad’. En todo caso, desde la industria aseguradora ya se avanza que 2022 será un ejercicio en línea con los previos a la pandemia, es decir con previsiones de crecimiento en casi todos los ramos, pero con evidentes temores sobre el comportamiento de la siniestralidad, que todo apunta subirá sensiblemente. Hay preocupación al respecto, incluso en uno de los seguros líderes en crecimiento, Salud, en este caso por los costes inherentes a la pandemia (test o pruebas) en cualquier operación o ingreso hospitalario. Y eso en un marco donde las expectativas de desarrollo son tan altas que la pregunta generalizada es cuándo las primas del ramo superarán a las de Autos. 

A través de nuestro BDS ya he expresado mi opinión sobre algunos de los acuerdos destacados en el ámbito de las entidades aseguradoras, en especial sobre las dos operaciones protagonizadas por Mutua Madrileña, la entrada en El Corte Inglés y el refuerzo de su alianza con La Caixa, atendiendo, a través de su participada SegurCaixa Adeslas, el pago a Mapfre para zanjar la alianza de ésta con Bankia. Era lo previsible. 

Situación paradógica

En un plano contrario, espero que no llegue a ser igual de previsible la situación paradójica que están protagonizando algunos grandes grupos, que han dedicado el mes a reuniones de sus equipos comerciales y a actos con corredores, a los que no se cansan de elogiar mientras, perdón por la expresión, tratan de clavarles el puñal por la espalda. Yo en primera persona y una persona muy cercana a mí acabamos de vivir la experiencia de dos entidades ‘enamoradas’ de sus corredores, pero a cuyos clientes no respetan tratando de venderles otras coberturas a través de agentes exclusivos. ¿En qué quedamos? Y, por cierto, no es la primera vez. Como he expresado a través de LinkedIn, tal vez sea el momento en que el magnífico Barómetro de Adecose, además de las líderes en servicio en cada ramo, haga público las que suspenden. Sería un buen estímulo para avanzar y hacer las cosas mejor.

En un entorno de movimientos corporativos que me parece vamos a seguir viendo de forma acelerada en los próximos años, con cambios de equipos (aunque eso implique de nuevo querellas, como la que protagonizan ahora dos de los líderes en Londres), me gustan algunos pasos que se están dando en la Mediación. Hay conciencia de la necesidad de acometer adecuadamente el proceso de transformación tecnológica y en ello los famosos fondos europeos pueden ayudar, aunque servirán de poco si no hay una visión de futuro, de a dónde y cómo se quiere llegar, de los propios mediadores. Y eso incluye analizar las diferentes alternativas que hay en el mercado y creer que en colaboración o alianza con otros se puede ganar. 

La idea que deja el reciente acuerdo de ebroker con Total Energies, que permitirá a sus corredores incorporar a su oferta un producto de consumo como es la energía, muestra el camino: la clave es aportar valor y calidad, añadiendo a nuestro porfolio otros muchos productos útiles y necesarios en el ‘día a día’ del asegurado. Es decir, pasar a ser un pequeño Amazon para los clientes.