María Díaz-Lladó

Managing director de Marsh España

“Nuestra prioridad es ayudar a los clientes en la gestión de sus riesgos”

 

Con el teletrabajo como referente y aliado -uno de los grandes cambios que ha deparado la pandemia-, Marsh España tiene como gran prioridad para este año “ayudar a los clientes en la gestión de sus riesgos, a optimizar el coste económico del riesgo y fortalecer su resiliencia”, según reconoce su managing director, María Díaz-Lladó. Y en este contexto, prosigue, “nos preocupan los muchos retos a los que se tienen que enfrentar a corto y medio plazo, el entorno tan cambiante, la alta volatilidad, los riesgos emergentes en constante evolución y el endurecimiento y capacidad de respuesta del mercado asegurador”.

 

Limite

 

‘A.A.’.- El entorno de incertidumbre actual, ¿cómo afecta a su labor del día a día? 

MARÍA DÍAZ-LLADÓ.- A raíz de la pandemia, muchas cosas han cambiado en nuestro día a día. El teletrabajo, bajo mi punto de vista, es la más significativa. Ahora el contacto con el equipo y los clientes se lleva a cabo en muchas ocasiones a través de una pantalla y eso condiciona sin duda la manera de trabajar y relacionarnos; ya no es todo tan sencillo como levantarse de la silla para compartir ideas, comentar cualquier asunto o buscar consenso entre colegas. Sin embargo, considero ejemplar la forma en la que nos hemos adaptado a la nueva realidad, que también tiene aspectos positivos. Por ejemplo, estamos ahorrando mucho tiempo y hemos reducido gastos de forma significativa en viajes de negocio, las reuniones virtuales son más efectivas y podemos compaginar mejor nuestra vida laboral con la personal. 

 


Tres claves que marcarán la economía española en 2022

Seguir apostando por las energías renovables. 

Capacidad de gestionar adecuadamente la recuperación económica.

Afrontar el problema del desempleo, junto con los riesgos sociales y la inestabilidad social.


 

‘A.A.’.- ¿Qué cuestiones de negocio le preocupan más para 2022? ¿Y a medio plazo? 

MARÍA DÍAZ-LLADÓ.- Nuestra prioridad es ayudar a los clientes en la gestión de sus riesgos, a optimizar el coste económico del riesgo y fortalecer su resiliencia, y nos preocupan los muchos retos a los que se tienen que enfrentar a corto y medio plazo, el entorno tan cambiante, la alta volatilidad, los riesgos emergentes en constante evolución, y el endurecimiento y capacidad de respuesta del mercado asegurador.

Invertimos mucho para poder ofrecer innovación y valor añadido a nuestros clientes, buscamos la máxima profesionalidad en lo que hacemos y también nos preocupa un entorno de máxima competencia donde solo se mire el precio y que no permita poner en valor el alcance de nuestros servicios.

 


Ante todo, flexibilidad

María Díaz-Lladó reconoce que suele llegar a la oficina a las 9 de la mañana y que su hora de salida depende mucho del flujo de trabajo: “lo importante es dedicarle a cada asunto el tiempo que se merece y sacar los proyectos con la mayor calidad posible”. 

Su agenda suele estar cargada de reuniones diversas -“es la manera de estar conectada internamente, con mi equipo y con los clientes, con los que buscamos estar lo más cercanos posible”-, muchas de ellas virtuales, a través de Zoom o Teams, aunque aquí el objetivo es “incrementar, tan pronto como sea posible, las reuniones presenciales”. Con todo, Marsh ha diseñado un protocolo para combinar el trabajo presencial con el teletrabajo, “ofreciendo mucha flexibilidad al empleado y cuya puesta en marcha hemos tenido que retrasar por la situación actual de Covid. En mi caso, me gusta salir de casa y trabajar en la oficina, pero con flexibilidad en función de las circunstancias”, resalta. Esta situación ha incidido también en las comidas de trabajo, que “se han reducido mucho durante la pandemia y que han vuelto a pararse con la actual sexta ola. Eso sí, siempre hemos extremado la prudencia y cumplido con las medidas sanitarias. En nuestro caso, llevamos dos años sin celebrar la comida de Navidad con todo el equipo, por ejemplo”.

Afirma que se mantiene al día con los correos electrónicos, gestionando los asuntos con la máxima agilidad, “aunque es un reto a veces difícil de manejar dado su alto volumen”, y asevera su apuesta, en redes sociales, por LinkedIn, “una plataforma muy interesante para difundir contenido especializado”. Trata de cumplir con la desconexión digital durante el fin de semana y en vacaciones, momentos en los que pone el foco en la familia y sus aficiones.