Santiago Gómez-Fungairiño

Director general de Aon España

“Preocupa mucho atraer y retener el mejor talento”

 

Todos los días, vemos cómo se amplifican una serie de riesgos, desde los ciberataques a los fenómenos meteorológicos. Son nuevas formas de volatilidad que ahora están presentes y, además, “están totalmente interconectadas”, advierte Santiago Gómez-Fungairiño, director general de Aon España. La volatilidad y los nuevos riegos hacen que la incertidumbre se vea incrementada aún más si cabe. Con este telón de fondo, en el bróker preocupa “mucho” atraer y retener el mejor talento, “presente tanto en el sector asegurador como en ser atractivos para otros sectores”. 

 

Limite

 

 

‘A.A’.- El entorno de incertidumbre actual, ¿cómo afecta a su labor del día a día? ¿en qué ha cambiado con la pandemia? 

SANTIAGO GÓMEZ-FUNGAIRIÑO.- En Aon ya llevábamos varios años trabajando en políticas de conciliación y de nuevas formas de trabajo, tanto presenciales como telemáticas, por lo que no hemos tenido que realizar grandes cambios, sino solo adaptaciones. La pandemia ha acelerado los procesos. La política que hemos aplicado durante toda la pandemia ha sido la de adecuarnos a los trabajadores (nuestro mayor activo), para que puedan desarrollar sus funciones de la forma más conveniente, siendo flexibles ante las necesidades cada uno de ellos. Por cierto, quiero aprovechar para decir que ha sido un éxito tanto para empleados como para la empresa. 

 


Tres claves que marcarán la economía española en 2022

Tendremos un IPC menos elevado que en 2021, pero aun así seguirá al alza.
 
Este es el año de la recuperación (inyección de los fondos europeos).

Miramos el futuro con cautela, ya que el Covid es impredecible, pero a la vez con optimismo. 


 

‘A.A.’.- ¿Qué cuestiones de negocio le preocupan más para 2022? ¿Y a medio plazo? 

SANTIAGO GÓMEZ-FUNGAIRIÑO.- Nos preocupa mucho atraer y retener el mejor talento presente tanto en el sector asegurador como en ser atractivos para otros sectores. Entendemos que tenemos un gran talento, y queremos seguir apostando por él. Actualmente, la ratio de compromiso del equipo sigue siendo muy alta, lo cual nos llena de orgullo. Asimismo, seguir evolucionando continuamente para entender, ayudar a tomar las mejores decisiones y dar soluciones a la incertidumbre, complejidad y nuevas necesidades de nuestros clientes y equipos. Por otro lado, nos preocupa la volatilidad de los mercados, lo que sumado al incremento de las catástrofes y unido a nuevos riegos, hace que la incertidumbre se vea incrementada aún más si cabe. Estamos viendo todos los días cómo se amplifican una serie de riesgos: aumento de los ciberataques, fenómenos meteorológicos, interrupciones de la cadena de suministro, etc. Estas nuevas formas de volatilidad solían estar en el horizonte, pero ahora están presentes y están totalmente interconectadas. No se trata sólo del riesgo específico sino de cómo cada uno está conectado a una serie de riesgos a lo largo del tiempo. Más que nunca, es fundamental comprender esa interconectividad. Dado que el riesgo y la volatilidad están tan interconectados, las empresas deben adoptar un enfoque totalmente diferente. La pandemia ha alterado por completo la agenda de los equipos directivos puesto que hay riesgos que tienen repercusiones de gran alcance, pero que también presentan oportunidades. Nuestra investigación muestra que los líderes están ahora más dispuestos a abordar la naturaleza de estos riesgos, y es nuestro trabajo asegurar que les estamos ayudando con la mejor información, análisis y experiencia posible para que puedan tomar las mejores decisiones para su negocio.

 


“Siempre estoy disponible”

“La única norma que sigo de forma estricta es la desconexión digital durante los fines de semana. A partir de ahí, mi prioridad son nuestros clientes y nuestros equipos, para los que siempre estoy disponible, respetando siempre tiempos y horarios racionales”, resume Santiago Gómez-Fungairiño su día a día.

En la firma, para las reuniones tanto internas como externas, y resto de acciones, combinan los formatos híbridos y presenciales “sin problema”, con cumplimiento de la normativa y protocolos vigentes según la situación, “primando siempre la flexibilidad y la opción más beneficiosa para todos”. “La relación y tiempos de respuesta no ha variado, e incluso creo que la pandemia ha ampliado en cierto modo las vías de conexión”, apunta.