Javier Mira

Director general de Mutua Madrileña y presidente ejecutivo de SegurCaixa Adeslas

“Debemos ser imaginativos para ser más eficientes”

 

Mutua Madrileña ha sabido adaptarse de forma “flexible” a los continuos cambios que provoca la evolución del virus, “para llevar a cabo una gestión dinámica y plenamente eficiente”, afirma Javier Mira, director general del grupo y presidente ejecutivo de SegurCaixa Adeslas. Y es precisamente en esta línea en la que considera que han de continuar para afrontar la fuerte presión de márgenes: “Debemos ser especialmente imaginativos para ser más eficientes”.

 

Limite

 

‘A.A.’.- El entorno de incertidumbre actual, ¿cómo afecta a su labor del día a día? ¿En qué ha cambiado con la pandemia? 

JAVIER MIRA.- La pandemia nos ha exigido desde el primer momento una gran rapidez de actuación y de adaptación a un entorno difícil y cambiante. En ese aspecto hemos sabido adaptarnos de forma flexible a los continuos cambios que provoca la evolución del virus para llevar a cabo una gestión dinámica y plenamente eficiente del negocio, con modelos híbridos de trabajo remoto y presencial. Esto nos ha permitido proteger la salud de nuestros empleados y ofrecerles flexibilidad en el momento en el que más la necesitaban y mantener los elevados niveles de servicio y atención que demandan nuestros clientes.

 


Tres claves que marcarán la economía española en 2022

La vuelta a la normalidad de las cadenas de suministro y la evolución de la inflación.

La capacidad de adaptar la gestión del Covid en función de su diferente evolución y gravedad. 

El nivel de recuperación del turismo internacional.


 

‘A.A.’.- ¿Qué cuestiones de negocio le preocupan más para 2022? ¿Y a medio plazo? 

JAVIER MIRA.- La caída de las matriculaciones parece que se va a mantener este año o incluso se va a acentuar, lo que sin duda va a perjudicar al sector y, sobre todo, a quienes estamos muy asociados al vehículo nuevo y al seguro todo riesgo. También estamos viendo una tendencia ascendente de la frecuencia de los siniestros de automóviles por la recuperación de la actividad y de la movilidad de los vehículos privados. En paralelo, los costes siniestrales van a subir por el aumento de la inflación y sus efectos en el precio de los componentes, los salarios y las indemnizaciones en caso de accidente. 

Todo esto se va a traducir en una fuerte presión en márgenes por lo que debemos ser especialmente imaginativos para ser más eficientes y poder compatibilizar esta situación con el espíritu tradicional de Mutua Madrileña de minimizar la repercusión del alza de los costes a nuestra cartera. Además, los bajos tipos de interés y los niveles de rendimientos financieros contribuyen a aumentar la presión sobre el resultado, algo que parece se va a mantener durante los próximos meses.

En el medio plazo, lo que más nos podría impactar sería, precisamente, la prolongación de estas circunstancias.
 


OFRECER SERVICIO Y DAR SOLUCIONES

“Durante todo este tiempo he tratado de que mis ocupaciones diarias no se vieran condicionadas por el virus, para tratar de garantizar el normal funcionamiento de la compañía”, explica Javier Mira. En cualquier día de trabajo, incluso durante los momentos más duros de la pandemia, “nuestro objetivo era seguir ofreciendo servicio y dando soluciones a nuestros asegurados, ya fuera prestando asistencia en carretera o poniendo a su disposición una cama de hospital. Podríamos decir que hemos hecho lo que teníamos que hacer”. 

“Aunque considero que las reuniones presenciales son una oportunidad única de interactuar y, por ello, mi prioridad ha sido intentar mantenerlas siempre que fuera seguro, nos hemos adaptado, hemos aprendido a ser más versátiles y a echar mano de las múltiples herramientas y tecnologías disponibles a nuestro alcance. Es esa capacidad de reacción rápida la que nos permite tomar decisiones ágiles”, añade.

En este sentido, confirma la apuesta de su entidad por un modelo de trabajo híbrido, denominado Darwin, que combina la presencialidad y el teletrabajo. “Es una apuesta fruto de una reflexión profunda, que incorpora los aprendizajes de los últimos meses y que se aplica a todo el personal. Nuestro principal objetivo es mantener los ya elevados niveles de productividad de la plantilla, la calidad del servicio y, por supuesto, su salud laboral. Buscamos mantener nuestros estándares de excelencia en servicios y atención al cliente en todas las áreas de negocio”, concluye Mira.