Metaverso. Eso de lo que no se deja de hablar y para lo que aún queda al menos una década hasta que sea una realidad algo más factible. Pero ahora es cuando está en un entorno de pruebas. Y todos, valientes y emprendedores o, simplemente, personas con visión de futuro en sus negocios, quieren apuntarse a “lo nuevo que está por llegar” y que, según se oye, promete. Pero ¿cuáles son los beneficios y uso para la industria del seguro? Aquí te desvelamos algunas ideas.

 


Como resultado de un cambio de paradigma cada vez más cercano, nos encontramos que estamos entrando en el metaverso, “probablemente, el mayor hub tecnológico de los últimos años”, en el que ya se están empezando a materializar cosas. Así, en el GDII’2020 se habló de la evolución natural de internet y de las tecnologías desde los años 90 (internet de los datos; internet de las personas en el año 2000; internet de las cosas en 2010) hasta ahora (2020, web 3.0 o “internet of place”), marcado por el metaverso y que se caracteriza por hacer cada vez más sencilla la tecnología para las personas. 

 

El metaverso, en su forma, puede definirse como el internet del lugar, de la ubicación, ya que reúne a personas, espacios y objetos y nuevas experiencias evocando el sentido de pertenencia. Para que haya un lugar tiene que haber un propósito que haga que la gente quiera trasladarse ahí. El concepto de la comunidad, por tanto, también debe estar ahí porque debe tener un componente social. Y luego está el tema de la propiedad: el poder asignar un bien digital a una persona y que eso se pueda intercambiar por bienes y servicios. En ese sentido hablamos de que, funcionalmente, el metaverso puede definirse como el internet de la propiedad dada la presencia de los NFT, que están catalizando la creación, el intercambio y el valor de objetos originales únicos en un mercado emergente, tanto dentro como fuera del metaverso.

Carlos Molina, Manager de Accenture Song, dio así su concepto y visión del metaverso y pasó a desmitificar ciertos aspectos. Con ello, el nuevo paradigma digital es que la gente pasa miles de millones de horas en plataformas de gaming; las comunidades están surgiendo y formándose en torno a mundos virtuales; el contenido es inmersivo y a menudo generado por los usuarios; y las personas están muy comprometidas con su identidad digital e invierten en ellas.

“Hablamos de un metaverso cuyo tamaño de mercado para 2024 se estima en 800 billones de dólares, un mercado de bienes virtuales de 200 billones de dólares en 2025, de 10 billones de dólares de inversión por Meta Reality Labs en metaverso y con un CAGR estimado del metaverso del 105% de 2020 a 2024. Hablamos, por tanto, de que existe un alto potencial de negocio en el metaverso”, subrayó.

 

 

6 PALANCAS DE EXPERIMENTACIÓN

Blanca Pons, Managing Director de Accenture Song, analizó el contexto de las aseguradoras en el metaverso y resumió algunas de sus oportunidades en seis palancas de experimentación, aportando algunos casos de aseguradoras que ya están dando pasos hacia
esta nueva “realidad mixta”.

La tecnología proporciona nuevas formas de entretenimiento, socialización y hacer negocios, pero también nuevos riesgos para personas, propiedades e inversiones. En este aspecto, el seguro puede adquirir un nuevo papel ya que la identidad de un gamer puede ser usurpada; las cuentas de fornite pueden ser hackeadas y sus pavos (moneda usada en estos entornos) robados; las creaciones en Roblox pueden ser objeto de apropiación fraudulenta. Entonces, ¿cómo se pueden valorar los activos no físicos o cómo las pólizas cibernéticas pueden cubrir pérdidas no físicas? En este sentido, se dijo, existen nuevos tipos de transacciones y propiedades que requerirán nuevos productos y servicios seguros y transparentes, a pesar de que existe una brecha entre el crecimiento de los NFT (en 2021 se negociaron 20 billones de dólares en NFT, mientras que el valor de mercado de los activos digitales es de 40 billones de dólares) y la transferencia y gestión de riesgos para asegurarlas. Los seguros habilitados por DeFi (servicios financieros que funcionan en blockchain) remodelan la forma en que se visualizan productos y servicios tradicionales, especialmente en la forma en que se utilizan las soluciones descentralizadas, para crear más transparencia y conectividad en los espacios digitales. También se exigirá un fuerte compromiso por parte de las aseguradoras con la innovación y adopción de tecnología ya que será crucial a la hora de sentar y recoger frutos en un futuro real y virtual. Se prevé que el aumento del margen estimado por las aseguradoras del sector de Vida y Anualidades aprovechando las soluciones inteligentes como inteligencia artificial, realidad aumentada y realidad virtual sea de entre el 10% y el 20%.

Blanca Pons afirmó que han identificado seis oportunidades en el sector; aunque hay mucho camino por recorrer:

  1. Presencia de marca en un nuevo hábitat. Oportunidad para posicionar la marca. Ejemplo: Axa France ya anunció la adquisición de un terreno.
  2. La captación de nuevas audiencias. El metaverso no tiene límites geográficos ni de audiencia. Esto supone una excelente oportunidad para el lanzamiento de productos enfocados más a los millennials. Ejemplo: la aseguradora inglesa Yulife.
  3. Nuevos productos y servicios. El metaverso consolida nuevas tendencias sociales, nuevos comportamientos y maneras de socializar. Hay que dar solución y respuesta a las empresas que ya están entrando en el metaverso, como puede ser de la salud, de las crypto, etc. y qué puede ofrecer el sector asegurador frente a otras empresas. Ejemplo: Munich Re y Onedegree lanzan un seguro de activos digitales.
  4. Eficiencia en procesos y reducción de costes. Las tecnologías inmersivas permitirán optimizar esos procesos ahora manuales y que pueden producir procesos automatizados. Ejemplo: Cattolica Assicurazioni, análisis de riesgos con realidad virtual mediante un digital twin. 
  5. Nuevas experiencias para el cliente. Se está viviendo una nueva manera de relacionarse y esto nos lo van a estar demandando; cada vez se quiere una atención más personalizada. La interacción que se va a tener es muy diferente. Ejemplo: Heungkuk life Insurance.
  6. Formación y experiencia del empleado. Están surgiendo nuevas maneras de cualificación y colaboración. Ejemplo: Accenture ha creado una oficina en el metaverso.

 

 

EXPLORAR SIN MIEDO

La experta concluyó señalando que, de momento, las
tecnologías de seguro han tenido un impacto limitado en el metaverso, pero por encontrarse este en una etapa inicial por lo que aún hay muchas incógnitas a las que se enfrentan sus usuarios; en particular, cómo valorar y proteger los activos no físicos.

Pero las aseguradoras cuentan con un amplio recorrido para evolucionar sus negocios y ahondar en las oportunidades que les ofrece; ello, a pesar de que la evolución de algunos sectores como DeFi (cryptos y NFTs) condicionará las oportunidades para el sector asegurador, que deberá seguir de cerca el desarrollo de esos sectores. Finalmente, para tener una posición relevante, deben empezar a experimentar en diferentes ámbitos en función de la estrategia de cada entidad. Para lograr esa ‘pole position’ se tienen que explorar las oportunidades y que no dé miedo a ello.

 


Se estima que en 2024 el metaverso generará un negocio de 800 billones de dólares y para 2026 un cuarto de la población mundial pasará al menos una hora en él. Así lo dio a conocer Alberto Juárez, Account Executive | Digital & Tech Innovation Lead. Insurance Practice en Capgemini, durante su intervención en el GSII. A su juicio, el metaverso es “la evolución natural de internet donde, gracias a la tecnología, vivimos una experiencia inmersiva”.

 

De acuerdo con el experto, el metaverso se está consolidando como el camino evolutivo de internet y será parte y resultado de la web 3.0., una nueva red descentralizada, basada en una cadena de bloques, donde nosotros seremos los propietarios de nuestros datos y, por tanto, en un entorno más seguro. Es una web dinámica. En esta nueva red, los usuarios pasarán de ‘explorar’ a ‘habitar’ entornos virtuales, algo que revolucionará todos los sectores y actividades.

También la tecnología está dentro del metaverso. ¿Cuáles serán sus principales tecnologías, que harán que el metaverso funcione? Blockckain; 5G/Edge Computing; realidad virtual, realidad aumentada y realidad mixta; y la Inteligencia artificial (IA) o Internet de las cosas (IoT). “Si queremos vivir una experiencia 100% inmersiva, necesitaremos de estas herramientas”, confirmó Juárez, que explicó las diferencias de la web 1.0, muy estática y basada en protocolos, a la web 3.0, que será totalmente interactiva, inmersiva, descentralizada y orientada al cloud.

Pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones. Mientras el metaverso promete muchas oportunidades positivas, también habrá algunas barreras de crecimiento, que se pueden dividir en dos puntos: tenemos que esperar a que la tecnología madure y a que haya aceptación y confianza del consumidor.

 

¿Restricción de oferta y reducción de competidores?

Tras estas primeras nociones sobre metaverso, ¿qué pasa con el seguro? Las aseguradoras deberán explorar bien qué oportunidades tendrán en el metaverso: evaluar su visión sobre los negocios, sus iniciativas actuales y su madurez e identificar a sus clientes y los casos de uso correctos para embarcarse en este nuevo espacio. A la hora de desarrollarse en el metaverso, deberán contar con prototipos, asesoramiento tecnológico, así como su modelo operativo y de negocio y, finalmente, a la hora de lanzar el prototipo en el metaverso, deberán ir con una estrategia de comercialización predefinida para ayudar en el uso de la incorporación y la gestión de cambios, para lo que tendrán que seguir la estrategia de mercado, su propia estrategia de marca y tener un enfoque de monetización.

Actualmente, el seguro ya trabaja en pruebas de concepto, aunque le queda aún mucho por madurar. En este sentido, expuso dos casos en los que ya están trabajando las compañías de cara a iniciarse en el metaverso: 

  • Insurance advisor hub, que sería como ingresar en un “centro de asesores”, pasar a una sala de compra de pólizas y adquirir un seguro con una billetera meta, donde además del kiosko de autoservicio, también cuenta con la opción de hablar con un asesor, como en el mundo real y obtener asesoramiento personalizado. Entre sus ventajas encontramos la de vivir una experiencia inmersiva, la del autoservicio y contar con un asesor en el mismo espacio, y la de poder realizar pagos por medio de NFTs.
  • Embedded Insurance o seguros integrados, será aquella experiencia en el metaverso en la que, por ejemplo, una persona quiera adquirir un vehículo y ya venga con el seguro incorporado. La persona interesada en la compra del vehículo podrá acceder a varias ofertas de seguros, ser guiada a un centro de asesoramiento con el socio de seguros pertinente donde un consultor de seguros podrá mostrar un vídeo aumentado para ayudar a visualizar las ofertas y establecer confianza. Entre las ventajas estarán también el poder vivir una experiencia inmersiva viajando por diferentes metaversos y contar con autoservicio y asesor en el mismo espacio.

Las compañías que hace ya tiempo invirtieron en lo que ya está más maduro, como blockchain, van a hacer lo mismo con el metaverso, aunque aún hay que ver cómo evoluciona y tenerlo en el radar para ver qué estrategia hay que seguir para estar en el metaverso. “Esto va a llegar y todos estaremos de alguna manera, más o menos inmersiva, en él”, espetó el ponente. Así, con toda la gamificación que habrá por detrás, “vamos a conseguir mezclar el mundo real y el mundo online de manera que puedas ser asesorado sin que el cliente se desplace. Esto, en parte, restringirá la oferta y reducirá competidores, por supuesto”, concluyó.