Cuando pensamos en los activos de una compañía, generalmente nos vienen a la cabeza aquellos tangibles (propiedades, inventario, caja) e intangibles (propiedad intelectual, patentes, marca) que tradicionalmente han compuesto el balance. Sin embargo, en las últimas décadas, un nuevo activo ha ganado una importancia vital: los datos. 

El abaratamiento de los sensores, el desarrollo del 5G y la digitalización de las interacciones han provocado una explosión en los datos generados, que analizados y usados de la manera correcta pueden ayudar a mejorar la toma de decisiones o incluso crear modelos de negocio totalmente nuevos. Se conoce como economía de los datos el uso de los mismos para crear valor para la compañía.

El mundo del Seguro no es ajeno a este fenómeno, existiendo múltiples casos de uso basados en datos a lo largo de toda la cadena de valor, no solo en el core asegurador (selección y gestión del riesgo) si no también en aspectos menos comunes como ventas, producto o gestión de clientes. De acuerdo a diversos estudios, hasta una mejora de 7 puntos de margen es factible si la Inteligencia Artificial (IA) se aplica en su máximo potencial. Es por esto que ya es común encontrar referencias al uso de datos en cualquier plan estratégico asegurador.

 

“Es cada vez más importante la colaboración entre las partes para contar con el volumen y la calidad suficiente de datos para casos de uso

 

Sin embargo, más allá del potencial que representa este uso de los datos, las compañías también se están enfrentando a múltiples retos. La escasez y el difícil acceso a datos, la exigente regulación, la fiabilidad de los modelos analíticos o la atracción de talento son algunos de los más importantes, y donde Munich Re puede apoyar gracias a su experiencia y tamaño.

En relación a la escasez de datos, es cada vez más importante la colaboración entre diferentes partes (aseguradoras, fabricantes, banca, telecomunicaciones,…), de cara a contar con el volumen y la calidad suficiente para desarrollar casos de uso que realmente tengan impacto. Adicionalmente, la colaboración entre aseguradoras es también fundamental para aquellos riesgos donde la existencia de datos es más limitada; en este aspecto Munich Re cuenta con la plataforma Improvex para riesgos como D&O o industriales.

Más allá del volumen de datos, otro reto que afrontan las compañías utilizando la IA es el de generar confianza respecto a los algoritmos desarrollados, tanto por cumplimiento regulatorio como por rendimiento y resultados. Aquí también Munich Re puede aportar valor, con dos soluciones en el mercado que ayudan a dar mayor seguridad a desarrolladores y usuarios: CertAI genera una validación objetiva sobre la fiabilidad de un sistema basado en IA, mientras que aiSureTM permite garantizar el rendimiento del algoritmo. 

Por la importancia que se espera que tenga la economía de los datos en los próximos años, muchos están llamando a este fenómeno la 4ª revolución industrial. El Seguro puede y debe jugar un papel fundamental, tanto aprovechando el potencial que ofrece en la mejora del negocio como generando nuevas oportunidades. Desde Munich Re estamos abiertos a colaboraciones que permitan generar la confianza y el impulso necesario para que esto sea así.