Cuando Mary Anyango contrajo fiebre tifoidea en Kenia, su familia la llevó a casa para que muriera. En la cercana Uganda, Betty Waswa sufrió complicaciones durante el parto, fue hospitalizada y sobrevivió. Ambas mujeres vivían con unos 2 dólares al día. ¿Qué marcó la diferencia? Betty tenía un microseguro

Limite

 

Este pasado Mes de la Historia de las Mujeres nos recuerda que estas dolorosas disparidades no deben persistir, y que todos nosotros tenemos un papel para abordarlas en las generaciones venideras. En palabras del difunto Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, de Sudáfrica: “Si vamos a ver un desarrollo real en el mundo, entonces nuestra mejor inversión son las mujeres”.

Y no hay mejor inversión, creemos, que en seguros de Vida y Salud.

La cobertura de seguro supone más que literalmente salvar la vida de las mujeres. Levanta a familias y comunidades enteras. Proporciona un apoyo esencial a todas las mujeres que se enfrentan a los desafíos financieros del envejecimiento en tiempos inciertos. Y libera a las mujeres para buscar nuevas funciones fuera del hogar.

En muchos países con bajos ingresos, encontramos que las mujeres actúan como administradoras de riesgos del hogar, responsables de maximizar los recursos para satisfacer las necesidades de los ancianos, los niños y otros familiares y dependientes vulnerables2. Sin este control, un solo golpe financiero o una complicación en el estado de salud puede afectar a una familia, a los parientes y a toda la sociedad.

Las mujeres con ingresos más bajos, tradicionalmente, han hecho frente a cualquier pérdida inesperada mediante la venta de bienes, sacando a los niños de la escuela para obtener ingresos, o confiando en asociaciones de vecinos o parientes o, a veces, acudiendo al crédito procedente de la economía sumergida. Estos métodos pueden ayudar a una mujer a sobrevivir, pero no a prosperar. Sin protección financiera, a menudo se ve obligada a desviar recursos que podrían invertirse en salud, educación, un nuevo negocio o en algo distinto. A menudo se producen ciclos que agravan la pobreza y la inestabilidad.

Y las mujeres con ingresos mucho más altos tampoco están exentas de sufrir pérdidas financieras como consecuencia de la pérdida del trabajo, el cuidado de los hijos, problemas de salud o ingresos variables. Las mujeres de todo el mundo a menudo deben afrontar solas estos factores de estrés económico, sin el apoyo de ningún producto de protección.

 

 

Llegar a mujeres desatendidas, transformar las sociedades

Se estima que el potencial del mercado global de seguros para mujeres es de alrededor de 1.7 billones de dólares, y se espera que las economías emergentes representen más del 50% del mercado total3. El sector asegurador juega un papel fundamental para ayudar a cerrar esta brecha de protección. Con demasiada frecuencia, los consumidores consideran que el seguro es demasiado costoso o está fuera de su alcance, incluso cuando las pólizas están disponibles y son asequibles, a menudo no se adaptan a las necesidades de las mujeres.

Pero las percepciones están cambiando. En los últimos años, hemos observado el crecimiento exponencial de los microseguros. Esta forma de seguro extremadamente asequible está diseñada específicamente para proteger contra riesgos pequeños o “micro” a cambio de pagos regulares de primas proporcionales a la probabilidad y el coste del riesgo existente.

Los microseguros ofrecen a las mujeres una alternativa adecuada para utilizar sus escasos activos de manera más productiva y gestionar el riesgo. La reciente innovación del mercado aprovecha las actuales bajas tasas de penetración de seguros y la disponibilidad de dispositivos móviles de bajo coste para llegar a las comunidades desatendidas y sin servicios bancarios.

Al proporcionar cobertura a través del uso de canales de relativamente bajo coste, el microseguro abre un camino hacia la protección financiera para decenas de millones de mujeres que, de otro modo, encontrarían un seguro demasiado difícil o caro de adquirir, y que podría ser demasiado costoso para las aseguradoras. De hecho, los microseguros, dirigidos específicamente a las mujeres, proporcionan un medio valioso para estabilizar y mejorar los ingresos de las personas y los hogares, contribuyendo así al desarrollo económico sostenible.

 

 

Pequeñas pólizas con gran impacto

Los microseguros han crecido significativamente durante la última década, con más de 253 millones de personas actualmente cubiertas por al menos una póliza de microseguros en los mercados emergentes4. De media, las mujeres representan aproximadamente el 50% de las vidas cubiertas, y los interesantes avances en insurtech están transformando rápidamente el sector. Esto está siendo esencial para reducir las barreras en la distribución y administración de productos, permitiendo el acceso a millones de clientes.

Además, los microseguros han comenzado a aparecer incluso en las economías más avanzadas debido a su flexibilidad y asequibilidad. También lo han hecho los modelos de seguros innovadores. Consideremos otro grupo desatendido: las mujeres millenials de clase media (nacidas entre 1981 y 1996). Solo en el Reino Unido, hay 8,5 millones que gastan anualmente el 8% de su salario neto en atención médica, pero las encuestas sugieren que estas mujeres a menudo carecen de confianza para gestionar sus asuntos financieros y continúan aplazando y retrasando decisiones sobre protección financiera futura. En pocas palabras, el sector asegurador no ha permitido que las mujeres accedan a los seguros de manera efectiva; si se les acerca, generalmente es como madres.

En un momento en que el mercado directo al consumidor está saturado y la captación de clientes es costosa, las aseguradoras están perdiendo una oportunidad importante.

Existen ejemplos de éxito en otros mercados y en los que nuestra firma, RGA re, está invirtiendo. Por poner un ejemplo de un mercado asegurador maduro y cercano al nuestro, podemos hablar de una startup femtech emergente del Reino Unido que ha desarrollado Plan V Care, una propuesta diseñada específicamente para el mercado femenino milennial y que tiene como objetico transformar el acceso de las mujeres a los seguros; para ello  ha creado un producto con cobertura de cáncer basándose en la distribución y suscripción online para llegar a las mujeres que actualmente pueden sentirse excluidas de los mercados de seguros tradicionales y ofrecer cobertura para abordar las necesidades únicas de las mujeres que experimentan un diagnóstico multifacético.

La creación de soluciones innovadoras de gestión de riesgos para las mujeres es fundamental. Si se diseñan y administran adecuadamente, las pólizas de microseguros tienen el potencial de reducir la vulnerabilidad financiera de las mujeres en todo el mundo.

Puede verse una oportunidad real para adoptar diseños de productos innovadores y sensibles al género y hacer que la protección financiera esté al alcance de todos.