Rectificar es de sabios

He sido bastante beligerante en redes sociales, logrando además, para mi sorpresa, miles de visitas, con el tema del anuncio de Línea Directa. Desde luego, si pretendía llamar la atención lo ha conseguido. Eso sí, el revuelo ha sido mayor en el mercado asegurador que entre los posibles asegurados finales. 

Nunca he entendido a quien pretende ‘venderse’ como mejor a costa de denigrar a los demás. Mi padre (q.e.p.d.) siempre me decía que intentar mostrar la valía de uno a costa de intentar dejar mal a otros lo único que sirve es para ponerse uno mismo en evidencia. 

Creo que fue un error manifiesto arrancar la campaña poniendo en tela de juicio la labor de mediadores, peritos y abogados. También, que fue un acierto atender a las justas quejas del colectivo pericial y entiendo que de los letrados pues rápidamente se eliminó su referencia. No entiendo por qué no se ha hecho lo mismo con la alusión a los mediadores. Alguien no se ha dado cuenta en la compañía que, como dice el dicho popular, rectificar es de sabios. 

Máxime teniendo en cuenta que, como ha denunciado el Consejo General de Mediadores, que la compañía está presente en comparadores y agregadores de seguros, “a quienes paga un corretaje por cada contrato realizado que repercute en el usuario”.  Bien está que cada uno defienda lo suyo, pero no olvidemos que hoy en día nos conocemos todos y que cualquiera te puede sacar los colores a poco que te descuides. ¿Se imaginan un anuncio de la Mediación Profesional reflejada en una persona atenta, cercana y preparada para ayudar a su cliente de forma rápida en caso de siniestro, frente a un asegurado desesperado por buscar una solución a su problema a través de una plataforma donde, tras marcar múltiples números y dar saltos de un servicio a otro, una voz en off te termina por informar que “todos nuestros operadores están ocupados en estos momentos; llame pasados unos minutos”? 

En este tema hay otro aspecto que me ha llamado poderosamente la atención: el ‘punto sobre las íes’ que diría un castizo puesto por el vicepresidente de MAPFRE y CEO de Iberia, José Manuel Inchausti, en el artículo que ha publicado en redes sociales bajo el título ‘El mundo al revés’. Y no me refiero al hecho de que el primer directivo de uno de los líderes del mercado salga públicamente a defender el valor y aportación a la industria aseguradora de peritos, abogados y mediadores. Me parece muy significativa la contundencia con la que expresa igualmente que la innovación no es patrimonio de ninguna compañía y que, por muy agresiva que sea una campaña, “no se puede hablar de ‘revolución’ mencionando coberturas que compañías como la nuestra tenemos a disposición de nuestros clientes hace muchos años”. 

Me parece significativo asimismo el mensaje final de Inchausti: “El Seguro no es solo cuestión de precio, fundamentalmente es una cuestión de confianza. Por eso, queremos hacer un llamamiento a la responsabilidad de todos para tratar de moderar mensajes y afirmaciones sesgadas, que lo único que hacen es dañar la reputación de muchos profesionales y del conjunto del sector, confundiendo al cliente sin beneficiar a nadie”. No puedo estar más de acuerdo, eso sí, no tiene un único destinatario. Creo que nos implica a todos por igual, a él el primero. Y, por supuesto, a los medios de comunicación.