Recientemente se ha publicado el resultado de una encuesta del grupo Gartner sobre las prioridades organizativas más relevantes para el Área de Recursos Humanos en 2022 (Gartner HR Priorities Survey 2022).

Los que nos gusta consumir este tipo de literatura, idealmente en forma de datos concretos y específicos, estamos habituados a estudios, análisis y encuestas muy diversas, pero también a veces muy parecidas. Contrastar estos datos es, cuando menos, relativo y siempre subyace una cierta interpretación. 

Pero este caso me ha llamado poderosamente la atención. No sólo por la habitual calidad y rigor de sus análisis sino por que me ha planteado un conflicto entre las tendencias y la realidad que observo a mi alrededor. ¿Será otra vez ese sentimiento de que nuestro país en general y nuestro sector en particular van siempre un poco (cada vez menos) por detrás de la vanguardia?

Observen el siguiente gráfico. Refleja los % de prioridad que los ejecutivos participantes en la encuesta otorgan a varios temas. Todos son prioritarios, pero, como los animales de “Rebelión en la granja”, unos son más prioritarios que otros.

¿Notan algo especial? ... Efectivamente los costes y la regulación son los temas menos prioritarios frente al resto de los temas planteados. ¿A que cuesta creerlo? Al menos a mi me cuesta cuando miro a mi alrededor y veo la forma en que se gestionan estos temas en la mayoría de las empresas.

Pero, les adelanto que este tipo de avances no suelen estar muy equivocados en su papel de identificadores de tendencias. No se refieren a los aspectos regulatorios profesionales de la actividad aseguradora, sino a los aspectos relacionados con la gestión de las personas. Y esto parece indicar que:

  • Hay que invertir para ganar el futuro
  • Hay que arriesgar para hacer las cosas diferentes.

¿Les parece una buena receta?